[Atlántica] Busca-tesoros

Misión de Myxa y Malik

¡Pásate por aquí para encontrarte con todo aquello relacionado con el rol y que no encontrarás en el resto de subforos! Libres, Eventos, Eventos Globales... ¡Pásate, rolea y échate unas risas!

Moderadores: Suzume Mizuno, Denna, Astro

[Atlántica] Busca-tesoros

Notapor Nell » Lun Jul 21, 2014 1:40 am

Spoiler: Mostrar
Nombre: Busca-tesoros.
Solicitante: Alana.
Descripción: Hace poco se hundió un barco, lo que significa que ¡estará plagado de tesoros! No me interesan la mayor parte de las tonterías del mundo humano, pero son unos genios a la hora de hacer ceipos (Nota del escritor: cepillos, kupó) para el pelo. ¿Podéis buscarme uno? Porfaaaaa. Podréis quedaros con todo lo demás que encontréis.
Mundo: Atlántica.
Requisitos:
- Nivel 5 ó más.
- Máximo cuatro participantes.
Recompensa: 1000 platines por cabeza que encontraréis en cofres + Poción por cada sincorazón que derrotéis (el número máximo de sincorazón es el número de participantes que haya). Número máximo de sincorazón que sueltan poción: 2.
Interesados: Myxa, Malik
EN PROGRESO


No debía hacer un día agradable si tanto Myxa como Malik se habían apuntado a una misión que les llevaría al fondo submarino. La administración de misiones les había citado para que se reunieran en los famosos jardines de Tierra de Partida a primera hora de la mañana, y allí se encontrarían. Hechas las presentaciones o el reconocimiento, partirían a la jugosa tarea que podía reportarles tantos beneficios.

Porque su destino era ni más ni menos que... ¡un barco hundido! ¿Y qué solía haber en los barcos hundidos? ¡Tesoros! Y el que la sirenita pedía en la misión era tan simple como un peine procedente del reino de los humanos (los aprendices podrían pensar tarde que habría sido más fácil cumplir la misión si le llevaban directamente uno suyo), porque eran célebres por su gran técnica para domar el pelo. Y el cabello de una sirena era sagrado.

Por lo tanto, todos los demás que encontrasen serían suyos. Ya les valía rebuscar bien.

En cuanto llegaran al mundo en cuestión, se encontrarían con que estaban en mitad de una tormenta. Tendrían que sumergirse rápido para evitar el azote del viento y ponerse a buscar el barco hundido si querían escapar del temporal.
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Awards 2010-2011, 2012, 2013, 2014 y 2015
Spoiler: Mostrar
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
ImagenImagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen

¡Gracias a todos los que votasteis!
Avatar de Usuario
Nell
161. Kairixula
161. Kairixula
The Unknowns
 
Mensajes: 6373
Registrado: Jue Dic 17, 2009 10:18 pm
Dinero: 19.43
Banco: 48,402.75
Ubicación: Intentando desengancharme de la Lotería ;_;
Sexo: Femenino
Estantería de objetos
Karma: 65

Busca-tesoros 1

Notapor Tanis » Jue Jul 24, 2014 1:49 pm

Aquella sería la primera misión que cumpliría para la administración. Había pasado ya bastante tiempo desde su incorporación a la Orden y se consideraba preparado para tareas como esas. Después de todo, la misión a la que había accedido no era tan complicada y él había pasado por cosas peores. No tenía nada que hacer, estaba la recompensa y... el volver a visitar el océano. El único elemento extraño esa vez sólo sería su compañera, Myxa, una jovencita a la que recordaba haber visto de pasada por algún pasillo, en el comedor o en los jardines, sin haber trabado conversación real con ella. No pasaba nada, aquella sería buena ocasión para conocerla.

Tenían que trabajar en equipo al fin y al cabo.

«Aunque la verdad, podríamos comprar un peine en cualquier parte y dárselo a la sirena, total... ».

Pero aunque pensase aquello, hacerlo perdería la emoción de la búsqueda, y no tendría tanta gracia. Tenían que entregarle un peine hundido, con sus algas o camarones, o lo que tuviera.

Se presentó a la hora indicada, en el punto de reunión de la misión y esperó a que Myxa apareciera. Había dejado a Asah suelta por los jardines, llevaba muchos días seguidos metida en la habitación y necesitaría estirar las patas y las orejas. Le apenaba no poder llevársela, aunque no sabía si la transformación del Mundo afectaría también al animal. Un día tenía que ir, aunque sólo fuera por probarlo, cuando no tuviera cosas importantes que hacer.

Hola —saludó en cuanto la chica bajó las últimas escaleras del castillo hacia los jardines—. Soy Malik, tu compañero de misión. Tu debes de ser Myxa, mucho gusto.

No había tardado tanto como parecía, y no quería tampoco perder mucho más tiempo, de modo que enseguida invocó la Llave-Espada. Esa vez, sin embargo, no apareció Cadena del Reino, como siempre había pasado desde su ingreso. Una Llave-Espada diferente tomó forma en su mano, con un fulgor de luz que se rompió en un soplo de aire. Aquella también sería la primera vez que empezara a usar a Viento del atardecer.

Bien, ¿vamos?

Lanzó el arma al aire y está volvió transformada en el glider con forma de caballo del hombre. Inmediatamente después activó la armadura y montó, esperando a que Myxa hiciera lo mismo para poder ponerse en camino.

No tenía tampoco mucha prisa por terminar la misión, el tablón dejaba muy claro que aunque encontraran el peine, podían quedarse también todo lo demás que descubrieran. Eso le animaba bastante.

«Quizá pueda traerle algo a Fátima».

* * *

Imagen


¡Al agua, rápido!

El gritó se lo tragó un trueno y Malik no pudo hacer más que quitarse la armadura y desinvocar el glider para caer contra las olas. Les había pillado por sorpresa aquella tormenta, nada más llegar a la atmósfera del Mundo. Recordó con cierta nostalgia la tranquilidad con la que había ido a Atlántica la primera vez, y cerró los ojos mientras se hundía en las aguas del mar, rezando para que el hechizo de transformación obrara su magia de una vez.

El zarandeo de las olas de la superficie le mareó un poco, pero el resplandor del conjuro y la sensación de poder por fin respirar bajo el agua, de no tener piernas y de las corrientes bailando a su alrededor, le hizo abrir los ojos. Una hilera de burbujas se escapó de entre sus labios, al ver la cola de cetáceo moteado que bajaba desde su cintura. Después de su primera aventura, ahora sabía que su aleta era de un animal al que los pescadores llamaban «Narval». Se dejó hundir un poco más, para alejarse de las turbulencias y recobrar un poco el sentido del nado. Hacía bastante de la primera vez y no estaba todavía muy seguro, ni era ducho, en aquello.

Y tenía que encontrar a Myxa.

¡Myxa! —gritó, llamando con un tizne de angustia en la voz.

Coleteó para mantenerse erguido. Esperaba que estuviera ya en el agua.
Avatar de Usuario
Tanis
28. Samurai
28. Samurai
 
Mensajes: 813
Registrado: Mar Feb 19, 2013 10:20 pm
Dinero: 75,353.31
Banco: 15,572.00
Sexo: Mucho, gracias por preguntar
Karma: 5

Re: [Atlántica] Busca-tesoros

Notapor Myxa » Jue Jul 24, 2014 7:42 pm

Después de la buena experiencia que había tenido en la misión de recogida había decidido probar suerte con un nuevo encargo: buscar un peine en un barco abandonado. A primera vista la misión parecía bastante simple en comparación a ordenar el sótano del castillo, no obstante había algo muy especial que atrajo la atención de la chica: ¡tesoros! Esta vez podría llevarse todo lo que quisiese, toquetear cada cosa nueva que viese sin el temor a que se rompa. Bueno, no todo.

Aquella noche no pudo pegar ojo pensando en la idea de visitar un nuevo mundo. Encima conocería a un Aprendiz veterano (más que ella seguro), que había formado parte de la Orden desde hace tiempo ya. Había llegado a conocer a un par de Portadores que también eran bastante experimentados, cada uno de diferente mundo y personalidad, aun así era emocionante imaginarse de qué lejano mundo sería. ¿Otro reino encantado? ¿Una cuidad enorme? Sólo al día siguiente lo descubriría.

***


La mayor parte del tiempo la dedicó a pensar en si llevarse a su diario o no. Nunca iba a ningún sitio sin él, aunque, al ser la misión cerca del mar podría empaparse y estropearse, y eso no se lo perdonaría jamás. A escasos diez minutos de la hora acordada se decantó por guardarla debajo de la cama, armarse con su espada y salir corriendo hacia los jardines, lugar de reunión y partida.

Mientras bajaba los escalones observó que alguien estaba esperando. Se trataba de un hombre adulto, ojos azabache, piel morena y hombros anchos que llamaba bastante la atención. Alguna que otra vez le había visto por los pasillos Al principio creyó que se trataría de un Maestro que había ido a dar una vuelta al jardín así que se puso a recorrer el campo con la mirada, en busca de su compañero de misión.

Su sorpresa fue mayúscula cuando el moreno la saludó justo al llegar al último escalón.

Hola. Soy Malik, tu compañero de misión. Tu debes de ser Myxa, mucho gusto.

Tras unos breves momentos de asimilación meneó la cabeza con brusquedad y estiró la espalda.

Esto, sí, soy yo. Todo un gusto conocerle, señor Malik.

No sabía si tutearle como lo hacía con los demás o si se tomaría a mal un lenguaje informal aunque tampoco tuvo demasiado tiempo como para seguir hablando. En cuando se dio cuenta Malik ya había invocado su arma y se disponía a lanzarla por los aires.

Bien, ¿vamos?

No cabía duda de que era un hombre directo. Asintió con determinación y convocó su Cadena del Reino para arrojarla al cielo. Mientras su vehículo regresaba transformada en un glaucus atlánticus de color bermellón activó la armadura en conjunto. Hacía mucho tiempo que no la llevaba puesta, casi ni se reconocía a ella misma. Vestida de esa forma realmente parecía una integrante de la Orden de los Caballeros.

"Espero poder traer algo bueno de recuerdo."

***
Imagen


¡Al agua, rá-!

El estruendo producido por un trueno no le permitió escuchar más. En medio de los vientos huracanados y del aguacero era difícil siquiera ver a Malik, el cual supuestamente se encontraba justo en frente. No podía creerse que nada más llegar habían sido pillados por la más grande tormenta imaginable. Y lo peor de todo era que terminó cayendo al mar por un resbalón.

No sabía cuanto tiempo pasó hasta que abrió los ojos y lo primero que vio fue un mundo al revés. Notaba algo muy raro en las piernas, no podía separarlas por alguna extraña razón. Y cuando agachó la cabeza y observó escamas y membranas en sustitución a los pies.

¡Eh! ¡Nadie me ha dado clase para pilotar esta cosa! —gritó por sobresalto en vez del convencional "¿de dónde ha salido esto?".

Y la cosa no había acabado ahí. No veía por ningún lado a Malik. Debía de ir a buscarle, en cuando lograse darse la vuelta y enderezarse.

Bueno, podías moverte, ¿sabes?
Avatar de Usuario
Myxa
41. Monogoneta
41. Monogoneta
AnimeDesign
 
Mensajes: 1203
Registrado: Sab Sep 14, 2013 9:55 pm
Dinero: 0.00
Banco: 15,420.36
Ubicación: Persiguiendo al Moguri roba-yogures
Clan: AnimeDesign
Estantería de objetos
Karma: 2

Busca-tesoros 2

Notapor Tanis » Dom Jul 27, 2014 9:29 pm

Malik se alarmó al no ver a la muchacha por ninguna parte. Tampoco era que se hubiese hundido demasiado, no debía de andar lejos, pero... ¿Y si aún no se había lanzado al agua? Esa vez agitó la aleta más contundentemente y empezó a nadar más hacia el fondo, para visualizar mejor hacia arriba lejos de la zona de turbulencias. Todavía le costó un poco nadar de forma erguida, aunque consiguió más o menos no parecer un patético ballenato recién nacido.

Una débil y creciente angustia se le formó en el pecho. Tenía que encontrar a Myxa, él era mayor, y en cierta forma, como siempre, se sentía responsable de que no le pasara nada. No iba a ahogarse, pero... En el océano habitaban criaturas peligrosas, su primera y única visita a Atlántica se lo había demostrado. Nadó en círculos durante un buen rato hasta que, por fin, visualizó una pequeña figura bamboleante más arriba, más cerca de las olas. De nuevo agitó la aleta de narval para impulsarse y ascendió a nado más rápido, descubriendo que efectivamente, la silueta era la de su compañera, transformada en un ser medio acuático también.

Un suspiro de alivio se escapó de entre sus labios.

Estás aquí —dijo al acercarse, aún ligeramente preocupado. Al ver que ella no se movía demasiado bien se adelantó para ayudarla un poco—. Espera, intenta mantener el equilibrio con las aletas. Es complicado al principio, pero te terminas acostumbrando.

Se separó para mostrárselo, efectuando una serie de movimientos circulares a su alrededor, por arriba y por debajo, hasta quedar frente a frente otra vez.

Piensa que las direcciones ya no son como en tierra, te será más fácil.
Avatar de Usuario
Tanis
28. Samurai
28. Samurai
 
Mensajes: 813
Registrado: Mar Feb 19, 2013 10:20 pm
Dinero: 75,353.31
Banco: 15,572.00
Sexo: Mucho, gracias por preguntar
Karma: 5

Re: [Atlántica] Busca-tesoros

Notapor Myxa » Jue Jul 31, 2014 4:54 pm

Tras algunos intentos fallidos de pretender nadar como es debido, se dio cuenta de que no podía. No era sólo por carencia de práctica o por el hecho de no saber nadar como un pez, (más exactamente como sirena) sino por las corrientes marinas que la arrastraban poco a poco en dirección desconocida. Y eso la alarmó. Mucho. Empezó a respirar con dificultad, el pulso se le aceleró y un mal recuerdo brotó en su mente. Comenzó a aletear casi frenéticamente para poder erguirse al menos, no obstante lo único que lograba era dar golpes a la nada con la cola.

Estás aquí.

Una voz conocida sonó más abajo. Malik, quien también había adquirido forma de sirena (en su caso tritón), avivó el nado al ver que tenía problemas. Su cuerpo se paralizó de golpe y una gran sensación de vergüenza recorrió cada una de las escamas que ahora recubría su piel.

—¡Malik! Esto...

Había sido pillada con las manos en la masa. Al ver que se aproximaba Myxa hizo un gesto brusco con tal de enderezarse, pero el Aprendiz la detuvo.

Espera, intenta mantener el equilibrio con las aletas. Es complicado al principio, pero te terminas acostumbrando. Piensa que las direcciones ya no son como en tierra, te será más fácil —e ilustró sus palabras con una serie de movimientos circulares.

Imitarle le costó lo suyo, pero con algo de esfuerzo logró corregir su postura y ponerse frente a frente.

Esto... No es lo que parece —apartó la mirada con una expresión de culpabilidad en la cara, expresión bastante cómica la verdad, y un par de incómodos segundos pasaron sin que dijese nada. La verdad es que no sabía bien qué decir, era difícil admitir lo evidente y su orgullo no le permitiría confesarlo. Así que sólo le quedaban dos opciones: tragarse la dignidad y soltarlo o hacer como si nada hubiese pasado. Y casi que prefería la segunda —. Hagamos como que los últimos diez segundos no han existido jamás y vamos a lo que importa: un parche y sombrero pirata —dijo con mucha premura, casi sin tomar aire, y comenzó a aletear torpemente en una dirección aleatoria, dando brazadas al aire, como si tratase de abrirse paso en el agua. Todo con tal de que no le viese la cara, roja como un tomate.

No tardó ni medio segundo en detenerse por completo cuando advirtió que se le había olvidado por completo la localización exacta del barco. Si las direcciones ya no eran como en tierra firme entonces su sentido de la orientación no servía de nada. Y si no servía para nada...

"Me cago en mi maldita mala suerte y estupidez... Siempre, SIEMPRE, tiene que pasarme esto..."

Emm... ¿Donde decían que estaba el barco hinchable? —su voz tembló un poco, aunque trató de sonar lo más natural que pudo y se rascó la cabeza mientras ladeaba ésta ligeramente para mirar a la cara a Malik.

>>¡Pues vamos pa' ya! —soltaría nada más le confirmase la dirección y se pondría en marcha.

Spoiler: Mostrar
Perdona la tardanza. Se me estropeó el ordenador y he tenido que reescribirlo todo de nuevo.
Avatar de Usuario
Myxa
41. Monogoneta
41. Monogoneta
AnimeDesign
 
Mensajes: 1203
Registrado: Sab Sep 14, 2013 9:55 pm
Dinero: 0.00
Banco: 15,420.36
Ubicación: Persiguiendo al Moguri roba-yogures
Clan: AnimeDesign
Estantería de objetos
Karma: 2

Busca-tesoros 3

Notapor Tanis » Sab Ago 02, 2014 5:12 pm

Se apartó un poco de la muchacha para dejarle un espacio pertinente, sin entender su vergüenza. Si era porque de repente le faltaba la mitad de la ropa, bueno, lo comprendía... en cierta forma. Aunque tenía la sensación de que el motivo no era ese, si no su total ineptitud para moverse coleteando. Tranquilamente asintió, sin presionarla y esperó a que se acostumbrase un poco más al agua.

Ocultó una pequeña sonrisa tras el puño, haciendo que se mesaba la perilla mientras miraba en derredor. Allí no iban a encontrar el barco, y lógicamente, tendrían que adentrarse más hacia las profundidades. Los barcos, cuando se hundían, se iban directamente abajo.

Emm... ¿Donde decían que estaba el barco hinchable?

Malik coleteó hacia adelante para acercarse a ella, parecía sentirse mejor.

Dónde deberían estar todos, en el fondo.

¡Pues vamos pa' ya!

Suspiró al ver a Myxa lanzarse hacia el lecho marino, pero no dejó que se adelantara demasiado ella sola. Si aún no podría nadar bien en un rato sería mejor que la vigilara bien. Rápidamente se puso a su altura, aunque no la adelantó e incluso en ciertas ocasiones volvió a ayudarla con la dirección del nado.

Cuanto más se alejaban de la superficie, más tranquilidad se notaba en el agua, más paz. Malik no perdió ojo de su alrededor, por si acaso veía algún rastro que condujera al barco hundido. Nada más llegar al fondo se toparon con paredes de roca, extensiones de arena entre corales y bancos de peces de colores diversos. La última vez que había estado también se encontró con algo así, pero necesitaban alguna pista del hundimiento. El océano era grande y... aunque hubieran aterrizado más o menos sobre su localización.

No te alejes mucho de mí —le pidió a su compañera.

No quería que se perdiese. Atentamente barrió despacio la arena por si veía algún trozo de pecio, en tanto que a lo lejos se escuchaba el canto extraño de una ballena. Peces y cangrejos, algas y piedras... ¿dónde estaba el barco? Chasqueó la lengua y se metió por el hueco de una pared de piedra llena de algas, ascendió por el túnel hasta la parte de arriba y se apoyó en la roca. Entonces tocó un objeto más frío de lo que estaba la roca y apartó la mano.

«¿Qué?».

Al mirar más atentamente vio que se trataba de una cuchara, que levantó entre los dedos. Estaba sucia y algo arañada, pero todavía en bastante buen estado. Como si fuera una señal, Malik se irguió más sobre el promontorio de roca.

¡Myxa! —llamó.

Allí, en el desnivel del llano entre las formaciones de piedra y coral, reposaba como un gran gigante dormido el barco que habían ido a buscar. Rastros y trozos de madera y objetos se desperdigaban a su alrededor, como si estuvieran esperando a que alguien fuera a recogerlos.
Avatar de Usuario
Tanis
28. Samurai
28. Samurai
 
Mensajes: 813
Registrado: Mar Feb 19, 2013 10:20 pm
Dinero: 75,353.31
Banco: 15,572.00
Sexo: Mucho, gracias por preguntar
Karma: 5

Re: [Atlántica] Busca-tesoros

Notapor Myxa » Jue Ago 21, 2014 3:51 pm

Ambos Aprendices se sumergieron progresivamente en las profundidades del vasto océano. Cuanto más avanzaban menor era la fuerza que las olas, y más fácil era seguir la marcha.

Myxa, sintiéndose mucho más segura al percatarse de que Malik estaba al pendiente de ella y la ayudaba cada vez que tenía alguna dificultad, pudo ir tanteando el nuevo mundo que se mostraba a sus ojos: en el fondo marino había distintas tonalidades de azul, no era un color homogéneo como se esperaba a simple vista; el fondo marino estaba compuesto por arena casi en su totalidad y, sobre ella, descansaban rocas macizas de distintos tamaños, a los cuales se les adherían todo tipo de corales con distintas tonalidades, plantas de un intenso verdor (comúnmente conocido como algas); innumerables bancos de peces que nadaban al unísono... Ni los cuadros más fantasiosos le hacían justicia.

No cabía en si de asombro, y no lo trató de ocultar en ningún momento. Con los ojos como platos, brillantes y resplandecientes, y la boca abierta, tuvo el impulso de lanzarse y nadar tanto como sus aletas le permitiesen, con el deseo de contemplar más de aquel mundo lleno de color y nuevas experiencias.

No te alejes mucho de mí —pidió Malik, como si le hubiese leído la mente. Aquella petición tenía un ligero matiz de preocupación bien disimulada, por lo que supuso que el susto por lo que había pasado momentos antes le continuaba inquietando.

Vaaaaale, no me apartaré, mucho —respondió con un pequeño tono de fastidio e hinchó los mofletes, de repente sintió que su amigo de la infancia hubiese vuelto para controlarla. No es que le molestase realmente, en realidad fue una reacción casi involuntaria más bien. Nada más darse cuenta de la reacción que tuvo corregió la postura y añadió más tímidamente—. Quiero decir, me portaré bien, descuida.

Imitando a Malik la chica se puso a inspeccionar la zona cautelosamente. Se acercó a nado lento hacia una pared rocosa llena de vegetación y fue revisando una a una todos los orificios y huecos que encontraba, en busca de alguna pista sobre el paradero del barco naufragado. Si se había hundido en el mar lo lógico era que se desprendiese algún tipo de tabla de madera, tela del mástil, algún sable curvo hecha con hierro... Estaba claro que las películas de piratas no eran muy instructivas.

De vez en cuando se giraba sobre sí y hechaba un vistazo a Malik, no sólo para confirmar su posición. Le llamaba la atención su actitud: callado, calmado, directo al grano. Quizás era porque era mayor, pero había sido la primera persona que no le había preguntado lo típico de dónde procedía, quién era su maestro, etc. Los demás Aprendices siempre solían ser los que hiciesen las preguntas y los que hablaban primero, por lo que no sabía si era buena idea empezar a hablar, seguir callada o, simplemente, seguir con lo suyo.

¡Myxa! —llamó de pronto, provocando que volviese a girar brúscamente y fingir que seguía en la búsqueda. Luego se dio cuenta de que la reclamaba para que se acercase, no porque le hubiese descubierto.

Algo dubitativa se acercó al desnivel donde se encontraba Malik y observó que, efectivamente, había allado el barco. Todo tipo de objetos y restos desprendidos del navío estaban desperdigados por el fondo marino.

¡Lo has encontrado, Malik! Muy buena —le puso la mano en el hombro tímidamente y esbozó una sonrisa antes de coger impulso y lanzarse directa a la embarcación.

Lo primero que hizo al llegar fue inspeccionar una y cada una de las cosas que estaban esparcidas por los alrededores del barco. No eran lo que precisamente buscaba, que era el cepillo que especificaba en la misión, casi en su totalidad eran cristales rotos y tablas desgastadas y humeantes. Lo mejor sería dejar a un lado los restos y centrarse en buscar una entrada al interior.

No tardó casi nada en encontrar un boquete en el forro exterior izquiero. Pero no un pequeño agujero, no, de unos tres metros de diamétro como mínimo calculaba. Observando más detenidamente se dio cuenta de que las láminas de madera que lo componían estaban rotas hacia el interior, por lo que algo tuvo que impactar desde fuera hacia dentro. Y ese algo debió de ser enorme, sin duda.

Emmm... ¿Malik? Ven un momento a ver esto —alzó la voz lo suficiente como para que le escuchase, suponía que se encontraría cerca—. Creo que es la razón del hundimiento. Da grima, ¿no crees?
Avatar de Usuario
Myxa
41. Monogoneta
41. Monogoneta
AnimeDesign
 
Mensajes: 1203
Registrado: Sab Sep 14, 2013 9:55 pm
Dinero: 0.00
Banco: 15,420.36
Ubicación: Persiguiendo al Moguri roba-yogures
Clan: AnimeDesign
Estantería de objetos
Karma: 2

Busca-tesoros 4

Notapor Tanis » Vie Ago 29, 2014 7:50 pm

¡Lo has encontrado, Malik! Muy buena.

Malik sonrió satisfecho y cabeceó como si dijera que era una tontería felicitarle por algo así, que había sido simple casualidad que viera aquella cuchara. Dejó que ella se adelantara y examinara primero los primeros restos, y siguió su nado entonces, poco después, para examinar por sí mismo otros más alejados. Nada de peines, por desgracia, ya que lo que más abundaba afuera eran trozos rotos de madera del barco, cristales, puertas, algún que otro objeto metálico abollado...

Coleteó para rodear el barco por un lado, para ver si por allí había algo más, pero entonces oyó a su compañera que requería su asistencia. Rápidamente nadó hasta su posición, y vio lo que le mostraba: El enorme agujero del casco que había provocado el hundimiento.

Creo que es la razón del hundimiento. Da grima, ¿no crees?

Un poco... —asintió.

Pequeños recuerdos de su misión, ya tiempo pasada, en Port Royal y la batalla naval que vivió estallaron como fuegos artificiales en su cabeza. Pensó en las explosiones de los cañones, el olor de la pólvora y el temblor de la cubierta...

Quizá lo cañonearon hasta hundirlo, pero...

Dejó ese pero en el aire, porque no estaba del todo seguro. El boquete era demasiado grande para ser de un único cañón. Y normalmente se apuntaba primero al mástil, según había leído, para precisamente inutilizar el navío y llevarse su carga. El casco de este barco estaba agujereado de manera bestial, como si simplemente hubieran querido hundirlo

Bueno, supongo que podemos entrar por aquí. Quizá encontremos ese peine en algún camarote.

Con un poco de tiento, se impulsó con un coletazo para introducirse por el boquete hecho en la cuaderna y se internó en las entrañas del barco. Tuvo cuidado de no rozar nada que pareciera a punto de desprenderse, por si acaso se caía o derrumbaba y continuó nadando. A través del agujero llegó a una estancia maltrecha, y alargada, que debía de ser una de las bodegas de carga.

Se detuvo a mirar un poco por encima. Aunque allí no hubiese un peine como tal, a lo mejor encontraba también algo interesante. Sin embargo, sólo cajas astilladas, cuyo contenido se había esparcido por el agua nada más hundirse. Redes rotas, vasijas hechas pedazos, cuerdas deshilachadas.

Nada de valor.

¡Por aquí no parece haber nada! —anunció, por si Myxa estaba cerca y pensaba buscar por allí también.
Avatar de Usuario
Tanis
28. Samurai
28. Samurai
 
Mensajes: 813
Registrado: Mar Feb 19, 2013 10:20 pm
Dinero: 75,353.31
Banco: 15,572.00
Sexo: Mucho, gracias por preguntar
Karma: 5

Re: [Atlántica] Busca-tesoros

Notapor Myxa » Lun Ene 05, 2015 6:54 pm

Malik se decantó por rondar la zona más cercana al boquete, la cual parecía ser la zona de almacenaje del barco. Por el contrario Myxa decidió que sería mejor adelantarse un poco y cubrir más terreno ya que el barco parecía estar deshabitado, salvo por algún pececillo ocasional que paseaba despreocupadamente.

Yo iré mirando un poco más adelante. Tranquilo, no me alejaré demasiado.

Nadó con cierta lentitud a lo largo de un corredor que daban paso a diversas habitaciones que Myxa no logró identificar. Echando un vistazo por encima a las estancias lo único que le quedó claro es que lo que todo había quedado destrozado y nada había de valor. Alguna que otra vez trató de integrarse más en la estancia, no obstante el resultado terminaba siendo el mismo: enormes trozos de madera astillada y cachibaches obstaculizaban cualquier intento de pasar, y eso contando la reducida estatura y delgada complexión de la joven. No había hueco por donde pasar y no poseía ningún hechizo adecuado para abrirse paso, a no ser que quisiese provocar un derrumbamiento.

"Hum, esta zona está toda astillada. Aunque queramos será imposible encontrar nada por aquí y aunque la encontráramos estaría fuera del alcance. Habrá que buscar más a dentro, en los lugares donde el golpe no fue tan brutal."

Un crujir de madera y el ruido de algo caer al suelo obligó a la joven a salir de sus pensamientos y a prestar más atención a lo que le rodeaba. Giró la cabeza bruscamente de un lado a otro, tensa, tratando de identificar de dónde provenía el sonido.

¡Por aquí no parece haber nada! —la voz de Malic surgió de la nada, con un ligero eco en su voz. Probablemente habría sido él quien provocó el crujido así que se destensó los músculos y se relajó.

En vez de andar gritando para responderle prefirió volver al lugar donde se encontraba con su compañero. Ya comenzaba a cogerle el truco a lo de nadar con una aleta (a pesar de que no sabía nadar de forma normal, lo cual resultaba irrisorio) y tardó la mitad de tiempo en regresar de lo que había empleado en alejarse. Cuando entró en la bodega hizo un gesto de negación con la cabeza y se cruzó de brazos.

Me temo que por adelante no hay mucho. Todas las entradas están bloqueadas y no hay ni un hueco para pasar —informó haciendo una mueca con la boca—. Eso me pasa por zampar como un cerdo, ahora he engordado y no paso por las puertas.

Sonrió ámpliamente, intentando romper un poco el hielo y entablar conversación. Normalmente prefería que fuese otro quien diese el primer paso, pero había observado que Malik era algo callado, y le imponía algo de respeto, así que o lo hacía ella o reinaría el silencio. Con su amigo Soma todo era diferente, sabía que odiaba a la gente de normal y podía pasarse horas enteras sin decir una palabra por lo que no hacía falta preocuparse por ello, pero con otra gente... Era una sensación extraña: le preocupaba que la gente la malinterpretara si tomaba la iniciativa, pero tampoco soportaba los silencios largos e incómodos.

Bueno, hechos a parte, creo que deberíamos mirar más por habitaciones o si hay cocina o esas cosas. La gente suele guardar las cosas importantes debajo de la cama, en cajitas pequeñas o en el cajón de los cuchillos —se sujetó la barbilla, pensativa—. ¿Tienes idea de dónde podrían estar esos lugares por el barco?
Avatar de Usuario
Myxa
41. Monogoneta
41. Monogoneta
AnimeDesign
 
Mensajes: 1203
Registrado: Sab Sep 14, 2013 9:55 pm
Dinero: 0.00
Banco: 15,420.36
Ubicación: Persiguiendo al Moguri roba-yogures
Clan: AnimeDesign
Estantería de objetos
Karma: 2

Busca-tesoros 5

Notapor Tanis » Lun Ene 19, 2015 9:11 pm

Me temo que por adelante no hay mucho. Todas las entradas están bloqueadas y no hay ni un hueco para pasar.

Eso dejaba la cubierta inferior descartada, y tanto mejor porque dudaba que hubiera cepillos por allí abajo.

Eso me pasa por zampar como un cerdo, ahora he engordado y no paso por las puertas.

Malik giró la cabeza y miró a la chica, con una expresión un tanto incrédula porque ella no estaba gorda. Sin embargo, no replicó inocentemente a su comentario y meneó la cabeza con una débil y curvada sonrisita en la comisura del labio en respuesta a al sonrisa amplia de Myxa.

Se dirigió a la puerta con un aletazo rápido.

Bueno, hechos a parte, creo que deberíamos mirar más por habitaciones o si hay cocina o esas cosas. La gente suele guardar las cosas importantes debajo de la cama, en cajitas pequeñas o en el cajón de los cuchillos. ¿Tienes idea de dónde podrían estar esos lugares por el barco?

Los camarotes, pues...

Si los demás accesos hacia el interior del barco estaban bloqueados, tendrían que buscar algún agujero desde fuera. Sin embargo... Igualmente pensativo, miró en derredor hasta atisbar en el techo lo que parecía ser madera astillada. Parte del entramado de tablones se había hundido y un agujero parecía conectar la bodega con las estancias de arriba.

Mira, parece que vamos a tener suerte, vamos.

Con otro coletazo nadó hasta allí y atravesó el umbral del agujero, encontrándose con una estancia más alargada y estrecha que la bodega de abajo. Si sus conocimientos no le fallaban, aquel debía de ser uno de los camarotes para pasajeros de baja clase. Dio gracias de haber leído un poco sobre barcos antes de irse.

Aquí hay algo —anunció, internándose en el cuarto.

Había visto cosas tiradas y esparcidas por el suelo hacia el fondo y ya que era un camarote de pasajeros, podía ser que algún cepillo anduviera por ahí. Haciendo hueco entre el mobiliario un poco pútrido que se había volcado durante el hundimiento, encontró... baúles. No un cepillo, pero si cofres. Cuatro.

Malik alzó una ceja. Normalmente los pobres ni siquiera tenían las suficientes posesiones como para guardarlas en arcones así, de modo que debían de haberse caído desde... Ah, claro. Miró hacia arriba. Otro agujero en la madera del techo revelaba otro nivel, probablemente un camarote de alguien más importante y rico. Bien, iría después. Abrió los cofres, cuyo cierre estaba oxidado y desgastado y descubrió un montón de monedas.

Platines.

... En el tablón ponía que podíamos quedarnos con todo lo que no fuera el cepillo, ¿verdad? —preguntó a Myxa.

Porque si era así, acababan de ganar como mil platines cada uno, sin despeinarse.
Avatar de Usuario
Tanis
28. Samurai
28. Samurai
 
Mensajes: 813
Registrado: Mar Feb 19, 2013 10:20 pm
Dinero: 75,353.31
Banco: 15,572.00
Sexo: Mucho, gracias por preguntar
Karma: 5

Re: [Atlántica] Busca-tesoros

Notapor Nell » Mar Feb 17, 2015 10:03 pm

Spoiler: Mostrar
Cierro por abandono de una de las participantes.
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Awards 2010-2011, 2012, 2013, 2014 y 2015
Spoiler: Mostrar
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
ImagenImagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen

¡Gracias a todos los que votasteis!
Avatar de Usuario
Nell
161. Kairixula
161. Kairixula
The Unknowns
 
Mensajes: 6373
Registrado: Jue Dic 17, 2009 10:18 pm
Dinero: 19.43
Banco: 48,402.75
Ubicación: Intentando desengancharme de la Lotería ;_;
Sexo: Femenino
Estantería de objetos
Karma: 65


Volver a Otros temas

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 11 invitados

cron