[Ciudad de Halloween] Heartless 101

Trama de Myxa, LightHelco y Enix

La aparición del bando de Bastión Hueco ha colocado a la Orden de los Caballeros de la Llave Espada en una tensión creciente difícil de remediar. ¿Llegarán a enfrentarse ambos bandos en conflicto, o será posible la paz?

Moderadores: Suzume Mizuno, Astro, Sombra

[Ciudad de Halloween] Heartless 101

Notapor Zee » Sab Dic 28, 2013 7:58 am

Imagen


Spoiler: Mostrar

Haciéndole publicidad al canal de Kousen e_e


Aquél prometía ser un día interesante.



Para Alec Ocus, en realidad, había comenzado como otro cualquiera. Despertar en su habitación con la promesa de un nuevo entrenamiento, como de costumbre. Aunque, si mal no recordaba, añadida a su rutina usual, su Maestro había decidido añadir una hora extra y poco más para estudiar un poco de teoría. Eso, por supuesto, si esta vez decidía presentarse; no sería la primera vez que a Alec se le había hecho aquella proposición, para al final quedarse aburriéndose en una habitación con otros Aprendices de Kazuki, pero sin que éste se presentara.

¿Tal vez aquella vez sería diferente? Tal vez, para variar, su Maestro se presentaría completamente despierto, dispuesto a enseñar a sus Aprendices... Hmm... No, aquello era muy alocado. Tal vez en un episodio de sonambulismo, si Alec prefería ser realista. Y optimista, recordando que se trataba de Kazuki.

Así que, como todos los días, se preparó como usualmente para su almuerzo y para su entrenamiento físico. Ya podía rezar para que no le tocara con Lyn esta vez...

Pero fue cuando el aprendiz de brujo estuvo a punto de salir de su habitación, cuando alguien tocó la puerta. ¿Visitas o algún mensaje por parte de los Maestros? Muy seguramente la segunda opción, sabiendo lo que iba a ocurrir ese mismo día. Tal vez un recordatorio por parte del simpático Mail. "¡Cartita, kupó!"; ay, cómo no amarlo.

Para su sorpresa, sin embargo, quien se encontró con él tras cruzar la puerta fue con un compañero suyo, otro Aprendiz de Kazuki. Varias veces lo había visto, de eso estaba seguro, pues frecuentemente coincidían en los entrenamientos. ¿Y cómo no reconocerlo, con aquellas ropas tan destacables? Xefil, el Aprendiz de Reino Encantado, ni más ni menos.

Shh, detente —fue lo primero que dijo apenas Alec abrió la puerta. Sin embargo, al instante se detuvo, para luego limpiarse algo de sus ojos y dirigirse a su compañero con algo de prisa—: ¡Oh! ¡Buen día, Alec! Ey, erm... ¿recuerdas eso que nos avisó Kazuki? ¿Sobre la clase de teoría sobre la magia o algo así? —después de que el joven mago respondiera, Xefil continuó—. Bueno, como sea, parece que la ha movido de hora. Empezará dentro de poco en una de las aulas de estudio. Quiere que, eh... estés presente para evaluar una prueba de afinidad o algo así, me parece.

>>Bueno, tengo que correr. A mí me toca que Ronin me rompa un par de huesos hoy, así que... ¡hasta luego!


Y tras aquello, Xefil echó a andar con prisa por el pasillo, frotándose los ojos como quien se ha quedado dormido. Qué chico más raro, ¿no?



Para Myxa, por otro lado, no había muchos días con los cuales comparar el que estaba por vivir. Después de todo, sólo hacía unos pocos que había sido reclutada por el Maestro Ronin; tan pocos, en realidad, que apenas estaba acostumbrándose a su nueva vida. Ayudaba haber conocido a un par de Aprendices anteriormente, pero debía admitir que, para gran parte de los que allí se encontraban, ella seguía siendo la chica nueva. Y también para ella misma, ¿para qué negarlo?

Era tan nueva, en realidad, que no reconoció a la Maestra Rebecca cuando ésta se presentó en su habitación esa mañana. Tocó la puerta con delicadeza, tal que, de no haber estado despierta la chica, seguramente jamás la habría escuchado. En cuanto la abrió, muy seguramente pensó que la joven con la que se había topado era una Aprendiza más, como ella. Y es que, siendo ésta tan joven y tan tímida, ¿cómo no pensarlo? Por suerte, Myxa no había tenido la 'fortuna' de toparse con Lyn y Akio, quienes eran todavía más jóvenes. Eso se lo depararía el futuro.

Spoiler: Mostrar
Imagen


Umm, hola... Buen día... —saludó la joven, acomodándose inconscientemente el flequillo sobre uno de sus brillantes ojos violeta; el derecho—. Supongo que para esto esperarías a un... a un moguri, pero quería conocerte en persona. Debes ser la nueva... la nueva Aprendiza del Maestro Ronin.

>>Soy Rebecca. Es un gusto conocerte, Myxa.


Era bastante curiosa, eso no necesitaba decirse. Apartaba su mirada de vez en cuando, como si se distrajera. Aunque en realidad, era más que obvio que lo que no podía hacer era mantener sus ojos en Myxa. ¿Sería autista o algo así? No había manera de saberlo si no lo preguntaba. ¿Y esas cicatrices que le cubrían el rostro (y por lo que se podía ver, la mano también), de dónde habían salido? Eran quemaduras, sin duda alguna. No tan feas, pero sí un poco perturbadoras.

Lamento molestarte... El Maestro Kazuki quiere verte para tu prueba de Afinidad. Es una costumbre que... umm, tenemos aquí. Ya verás de qué trata en un rato más... Estaremos esperándote en un aula de estudio. Están... están a un lado de la biblioteca.

Rebecca hizo ademán de retirarse, pero quedaba tiempo para que Myxa pudiese preguntarle algunas cosas. "¿Dónde está la biblioteca?", "¿De quién eres Aprendiza?", "¿Cómo mantienes tu cabello tan brillante?". Lo que se le ocurriera, pero mientras fuera pronto. O tal vez... o tal vez podía dejarla ir y prepararse para su Prueba de Afinidad. Sonaba interesante. ¿Sería una especie de examen?



Para Enix, las cosas sucedieron de una manera similar a como sucedieron con Myxa. Después de todo, él también era, de una u otra manera, "el chico nuevo". Recién había sido salvado por la Maestra Lyn en un aprieto bastante grave, el cual incluso involucró algunas muertes, y apenas había comenzado a adaptarse como Aprendiz en Tierra de Partida. Sin embargo, en su caso una Maestra bonita no fue la que lo despertó de su sueño, sino unos fuertes golpes en la puerta de madera, los cuales resonaron con fuerza en la habitación del chico.

Y estos siguieron durante un buen rato, en caso de que decidiera ignorarlos. Cuando finalmente se decidió a saber qué demonios pasaba, escuchó una voz aguda detrás de la puerta:

¡Hola! ¿¡Hay alguien en casa!? ¡Toc, toc! ¡El Gran Maestro Akio, Rey del Paintball, Conquistador del Gremio y Pesadilla de los Sincorazón requiere de tu presencia inmediatamente!

¿Quién era ése? ¿Un niño haciéndose el gracioso, a semejantes horas de la mañana? ¿Por qué no salía nadie a darle su merecido? Era un atrevimiento y una falta de educación llegar a tocar a una puerta al azar, y gritar con una fuerza tan tremenda que despertaría incluso a los Maestros en sus aposentos. Incluso así, había dicho "Maestro", ¿no...?

En cuanto Enix abrió la puerta, se topó con un niño de unos diez años de edad. Era un poco alto para su edad, pero lo inmaduro no se lo quitaba nadie, eso era seguro. Tenía cabello rubio y unos brillantes ojos esmeraldas, y un par de rodillas que gritaban "¡Mira lo travieso que soy!", visibles gracias a los pantalones cortos que llevaba.

Spoiler: Mostrar
Imagen


Hola, Enix —saludó con una enorme sonrisa—. Soy el Gran Maestro Akio y seré tu jefe de ahora en adelante y probablemente hasta el resto tus patéticos días. ¡Es un gusto!

...de alguna manera, aquellas palabras no coincidían muy bien con la expresión amable en su rostro y su tono de voz juguetón. ¿Qué pretendía aquel mocoso? Antes de que Enix pudiese reclamarle, sin embargo, Akio continuó:

Kakazuki quiere verte para hacerte la Prueba de Afinidad, en una de las aulas al lado de la biblioteca —explicó, acomodándose su corbata carmesí sin mirar al Aprendiz a los ojos—. ¿Estás listo? ¿Nos vamos ya? Un Aprendiz tiene que estar listo en todo momento, así que no me decepciones.

¿Una prueba? ¿En ese momento? ¡Pero si Enix jamás había escuchado sobre eso! Estaba seguro que no existía ninguna clase de examen de admisión o algo por el estilo... ¿Lo estaba, sí estaba seguro? Oh, demonios, ¿ahora qué iba a hacer? ¿Obedecer al supuesto Maestro Akio? ¡No, seguro que no, si era sólo un niño! ¡Muy seguramente estaría jugándole una pésima travesura!

Spoiler: Mostrar
Próxima fecha límite: 2 de Enero. ¡Feliz Año Nuevo, querubines!
Imagen
—You're like that coffee machine: from bean to cup, you fuck up—

~Dondequiera que el arte de la medicina es amado,
también hay un amor a la humanidad~


Imagen

Los pocos Awards que alguna vez gané
Spoiler: Mostrar
Imagen
Imagen
Avatar de Usuario
Zee
Miembro del Hall de la Fama
Miembro del Hall de la Fama
Bohemia Lectura
 
Mensajes: 3278
Registrado: Mié Mar 04, 2009 1:37 am
Dinero: 213,276.64
Banco: 15,374.00
Ubicación: .mx
Sexo: Masculino
Clan: Bohemia Lectura
Facebook: Pregunta por MP
Estantería de objetos
Karma: 36

Re: [Ciudad de Halloween] Understanding Heartless 101

Notapor Myxa » Sab Dic 28, 2013 5:28 pm

Un nuevo día comenzó en Tierra de Partida. Todos los aprendices comenzaron sus actividades diurnas como era costumbre. Para Myxa, que aun estaba en sus primeros días tratando de entender el funcionamiento de su nuevo hogar, era más difícil. Costaba lo suyo hacerse a la idea de los entrenamientos diarios y las lecciones teóricas, más si nunca había recibido clase alguna en su vida. Por fortuna, en estos días conoció a un par de aprendices que la ayudaron a que su estancia fuese más cómoda, y también estaba su Maestro Ronin. Aun así, para el resto del mundo, era la nueva.

Después de abandonar las suaves sábanas que se le habían quedado pegadas, se desperezó y comenzó a cambiarse y estrenar las ropas nuevas que le habían traído los moguris el otro día. Una camisa negra, pantalones cortos, medias altas y botas a conjunto con su chaquetilla. Todo un lujo que agradecía sinceramente.

Cuando se dirigía hacia la puerta de su habitación escuchó lo que parecía unos leves golpecitos a la puerta, pero eran tan delicados que por un momento creyó habérselo imaginado. Tuvo la suerte de que abrió despacio, sino se hubiese chocado con una chica que estaba justo al otro lado de la puerta. Era una chica joven, de largos cabellos y ojo violeta. El otro ojo lo llevaba tapado con el flequillo, e inconscientemente mientras hablaba trataba de ocultarlo.

Spoiler: Mostrar
Imagen


Umm, hola... Buen día... Supongo que para esto esperarías a un... a un moguri, pero quería conocerte en persona. Debes ser la nueva... la nueva Aprendiza del Maestro Ronin.

Myxa alzó levemente una ceja. No la conocía de nada, pero parecía que ella sí que la conocía pues la llamó por su nombre. Una cosa era evidente: las noticias volaban en aquel mundo. Le pareció algo curioso que se presentase expresamente para conocerla en persona, pero trató de evitar que su sorpresa se reflejase en su cara.

Buenos días sí, y efectivamente soy la nueva Aprendiza de Ronin. Ya conoces mi nombre, pero de todas formas es un gusto conocerte Rebecca.

Observó que la chica llamada Rebecca evitaba el contacto visual con ella. Apartaba la mirada una y otra vez, como si le costase. ¿Sería una chica muy tímida? Parecía que esa era la respuesta obvia, porque no paraba de pasar la mirada de un lado a otro y de tratar de mover el flequillo a su ojo derecho. Entonces se dio cuenta de un detalle en ella: tenía una quemadura bastante peliaguda en el ojo tapado. Eso la sorprendió un poco, pero procuraba no mirarlo directamente y solo fijarse en su otro ojo, para que no se molestase.

Y dime, has mencionado algo de unos moguris. ¿A qué has venido, a parte de para conocernos? ¿Me necesitas para algo?—Procuró sonar lo más amable que pudo mientras esbozaba una sonrisa. Si en verdad era tímida, lo mejor era no tratar de abordarla con demasiadas preguntas y dejarla hablar.

Lamento molestarte... El Maestro Kazuki quiere verte para tu prueba de Afinidad. Es una costumbre que... umm, tenemos aquí. Ya verás de qué trata en un rato más... Estaremos esperándote en un aula de estudio. Están... están a un lado de la biblioteca.

Rebecca hizo un ademan para retirarse del lugar. Entonces Myxa se dio cuenta de que no conocía la sala de estudio ni la biblioteca, así que hizo un gesto a la joven de cabello brillante para que se detuviese.

¡E-Espera un poco por favor!—Apresuradamente recogió su chaqueta de la habitación y cerró la puerta tras ella.—Perdona, pero como soy nueva no conozco para nada este lugar. ¿Te importaría si me ayudases a llegar a la sala de estudios? No me veo capaz de ir yo sola.—Dijo rascándose la cabeza con una sonrisa algo nerviosa.

Si aceptaba acompañarla, por el camino le preguntaría de qué trataba en realidad esa "Prueba de Afinidad" de la que había hablado y también preguntaría que le contase un poco sobre ella misma. No conocía a mucha gente y era muy curiosa. No iba a dejar escapar una oportunidad de conocer a nueva gente que había mostrado interés en ella.
Avatar de Usuario
Myxa
41. Monogoneta
41. Monogoneta
AnimeDesign
 
Mensajes: 1203
Registrado: Sab Sep 14, 2013 9:55 pm
Dinero: 0.00
Banco: 15,420.36
Ubicación: Persiguiendo al Moguri roba-yogures
Clan: AnimeDesign
Estantería de objetos
Karma: 2

Re: [Ciudad de Halloween] Understanding Heartless 101

Notapor Enix » Sab Dic 28, 2013 7:21 pm

Imagen


Spoiler: Mostrar

Haciéndole publicidad al canal de Kousen e_e



Cansado, me tumbé en la cama después de haberme levantado pronto a entrenar. La idea no era mala, así podría aprovechar el tiempo para hacer otras cosas durante el resto de la mañana. El problema consistía, en que no tenía nada más para hacer. Mi vida allí se resumía en entrenar, leer algún libro de la biblioteca y poco más. Hablaba con mi Maestra de vez en cuando, y había llegado hace poco, por lo que no conocía a casi nadie. La vida allí pintaba aburrida, pero tampoco había pedido un nuevo "deber" divertido. Al menos tenía techo asegurado, que ya era algo.

¡Hola! ¿¡Hay alguien en casa!? ¡Toc, toc! ¡El Gran Maestro Akio, Rey del Paintball, Conquistador del Gremio y Pesadilla de los Sincorazón requiere de tu presencia inmediatamente!

Me levanté sobresaltado. ¿Rey del Paintball? ¿Gran Maestro? ¿Qué cojones quería el niño este de mi? No estaba de humor para que me hicieran bromas a esas horas. Me dirigí a la puerta, indignado, y sobre todo, somnoliento. la abrí de golpe y allí seguía el condenado. Puede que no fuera una una broma, al fin y al cabo, la mayoría ya habrían salido corriendo.

Observé mejor al crío, cuando ya estuve más despejado. Bastante alto, para la poca edad que tenía, y pelo rubio como el mío. Sus ojos eran de un verde bastante llamativo y bonito. Sus rodillas estaban peladas, muestra de lo buena pieza que era, y poco protegidas por su pantalón corto.

Spoiler: Mostrar
Imagen


Hola, Enix —sabía mi nombre, un punto a su favor—. Soy el Gran Maestro Akio y seré tu jefe de ahora en adelante y probablemente hasta el resto tus patéticos días. ¡Es un gusto!

¿Patéticos días? ¿Pero qué...?

Kakazuki quiere verte para hacerte la Prueba de Afinidad, en una de las aulas al lado de la biblioteca —me cortó repentinamente—. ¿Estás listo? ¿Nos vamos ya? Un Aprendiz tiene que estar listo en todo momento, así que no me decepciones.

Hmmm. Todavía dudaba de si sería una jugarreta o iba en serio. Conocía al Maestro Kazuki, no en persona, pero sí que me habían hablado de él, y no había oído nada en absoluto de una Prueba de Afinidad. Aun así, había algo en el tono de aquel criajo que me hacía pensar que era verdad lo que decía. Y si no, Akio solo era un niño, no sería difícil quitárselo de encima, en el buen sentido. Así que eché a andar hacia la biblioteca, la cual ya sabía donde estaba, esperando que Akio me siguiera y me indicara el aula. Aunque tampoco pasaba nada si buscaba yo.

Spoiler: Mostrar
Lo de Kazuki es un referente a un encuentro que está pendiente. Y estoy probando color nuevo para Enix, perdón si te mareo un poco
Imagen
Imagen
Avatar de Usuario
Enix
12. Neosombra
12. Neosombra
The Unknowns
 
Mensajes: 333
Registrado: Dom Ago 11, 2013 7:27 pm
Dinero: 78,021.04
Banco: 15,119.65
Ubicación: Zaragoza
Sexo: Moriré solo y virgen
Clan: The Unknowns
Estantería de objetos
Karma: 4

Re: [Ciudad de Halloween] Understanding Heartless 101

Notapor LightHelco » Vie Ene 03, 2014 2:03 am

Un fuerte golpe en el estomago me despertó de uno de los sueños más maravillosos que había tenido en bastantes años y es que en aquel sueño por fin hacía que Anthony me besara los pies.

Ilana, ¿cuántas veces te he dicho que no me despiertes de esa forma? —regañe a la pequeña gata levantándome con un bostezo —. Y menos cuando estoy disfrutando de ver a ese imbécil arrodillarse anti me futuro poder…

Estirándome fui hacia la ducha para ver si un poco de agua me despertaba del todo. Mientras el agua caliente caía sobre mi espalda, recordé que hoy había quedado con Kazuki para llevar a cabo un nuevo entrenamiento, con una extraña hora extra de teoría.

Me hacía bastante gracia aquello último, hace un año la palabra teoría me hacía huir y esconderme cual presa siendo perseguida, pero tras mi llegada al castillo había perdido la cuenta de la cantidad de libros sobre magia que había llegado a leerme, por lo que aquella hora de teoría se agradecía y estaba bastante bien para descansar tras un entrenamiento.

Aunque quizás deba coger directamente la botella de agua, fijo que Kazuki no aparece —pensé en alto terminando de secarme el pelo y sirviéndole a Ilana un bol de comida para gatos —. Tampoco voy a perder nada por ir allí, la sala de entrenamientos no queda muy lejos de la clase.

Me terminé de vestir y colocándome el sombrero, me despedí de la gatita, pero nada más abrir la puerta me encontré con otro aprendiz al cual conocía de haber coincidido en varios entrenamientos y no es que sus ropas fuesen muy comunes comparando a la de los de Villa Crepúsculo o Ciudad de Paso.

Shh, detente —habló en el momento en que me vio salir haciendo que me parase en el lugar— ¡Oh! ¡Buen día, Alec! —siguió saludándome tras frotarse uno de los ojos.

Buenos días a ti tambien, Xefil.

Ey, erm... ¿recuerdas eso que nos avisó Kazuki? ¿Sobre la clase de teoría sobre la magia o algo así? —asentí a modo de respuesta — . Bueno, como sea, parece que la ha movido de hora. Empezará dentro de poco en una de las aulas de estudio. Quiere que, eh... estés presente para evaluar una prueba de afinidad o algo así, me parece.

¿En serio? ¿Una prueba de afinidad? Llevaba ya un año allí, creo que había dejado bastante claro mi afinidad a fuego por la cantidad que usaba en los entrenamientos. Tampoco podía quejarme, igual me había elegido a mí para hacer la prueba junto a algún aprendiz novato y así ayudarle si tenía problemas.

Bueno, tengo que correr. A mí me toca que Ronin me rompa un par de huesos hoy, así que... ¡hasta luego! —se despidió el joven andando rápidamente.

La verdad es que Xefil era algo raro, pero parecía realmente majo. Dejando de lado aquello, ahora me tocaba ir al aula de estudio. No había muchas veces a ese lugar debido a las constantes desapariciones de Kazuki, por lo que tuve que ir haciendo memoria por el camino para dar con ella.
ImagenImagenImagenImagen



Logros:
Spoiler: Mostrar
ImagenImagenImagen


Awards:
Spoiler: Mostrar
ImagenImagen
ImagenImagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Avatar de Usuario
LightHelco
111. Roxas Organización
111. Roxas Organización
The Unknowns
 
Mensajes: 3303
Registrado: Jue Jun 07, 2012 10:42 am
Dinero: 320,406.83
Banco: 15,568.00
Ubicación: Un lugar con lapiz y goma
Sexo: Femenino
Clan: The Unknowns
Estantería de objetos
Karma: 16

Re: [Ciudad de Halloween] Understanding Heartless 101

Notapor Zee » Sab Ene 04, 2014 10:23 pm

Spoiler: Mostrar
Lamento que la parte de Myxa tenga más jugo que la de Alec y la de Enix, pero la verdad es que ella me dio más sitios de dónde asirme xD


Alec fue el primero en llegar a la Biblioteca y sus alrededores. Era cierto: el castillo de Tierra de Partida era poco práctico y con tantos puentes conectando las torres, parecía más un laberinto que una fortaleza. El camino parecía largo si uno no tenía compañía, entrando y saliendo una y otra vez. Pero por suerte, la torre de la biblioteca estaba justo al costado de la de los dormitorios.

Por lo tanto, el Aprendiz no tardó más que unos momentos en llegar a las aulas. Era bastante raro que estuviesen ocupadas varias a la vez; tanto que a Alec jamás le había tocado verlo. Generalmente se usaba la primera de las tres en el pasillo. Y como siempre, ésta tenía la puerta medio abierta, invitante. Por el hueco podía verse la figura de Kazuki, revisando unos papeles en el escritorio.

Sorpresa. Estaba a solas y estaba despierto, dos cualidades que Kazuki no podía poseer al mismo tiempo. No generalmente. Aquél sí que era un día especial sin duda.

La mirada del Maestro se levantó de aquellos documentos y se topó con Alec en la puerta, parado frente al hueco y observando el interior de la sala. Kazuki respondió a aquella visión con una sonrisa y llamó:

Ah, Alex, sí... Eh, qué bueno que estes aquí —hizo un gesto con su mano para que su Aprendiz entrara a la habitación. Y sí, como el chico habría sospechado, se encontraba vacía. Kazuki se levantó de su asiento y acomodó todos los papeles en un solo montón, aunque no se preocupó por ponerlos derechos—. Eh, envié a Xefou con un recado para ti porque, eeh... quería que supervisaras algo conmigo. No estoy de humor para... —Kazuki suspiró, pero su cuerpo pareció interpretarlo de la manera errónea, porque después se transformó en un bostezo—. Hmm. Yami. Pero al final tendremos que...

>>Ah, bien, eh... Rebecca está aquí.


***

¡E-Espera un poco por favor! —en cuanto Myxa la llamó, Rebecca detuvo el caminar que apenas había comenzado. Curiosa, se giró hacia la chica, observando cómo ésta se apresuraba a tomar sus cosas y cerraba la puerta de la habitación para seguirla. Por la expresión de la otra joven, era evidente que no esperaba que la Aprendiza la siguiera—. Perdona, pero como soy nueva no conozco para nada este lugar. ¿Te importaría si me ayudases a llegar a la sala de estudios? No me veo capaz de ir yo sola —con una media sonrisa que reflejaba lo apenada que se hallaba, Myxa pidió ayuda.

Hubo un momento de silencio entre ambas jóvenes, durante el cual Rebecca contempló a Myxa con su único ojo visible. Era curioso... con el flequillo cubriéndole el derecho, simulaba de cierta manera al Maestro Ronin... Para alivio de la joven, pronto Rebecca respondió:

No esperaba que estuvieses lista tan pronto... —declaró, con una ligera sonrisa asomándose a su rostro. Luego de escuchar la respuesta de Myxa, si tenía alguna, asintió con la cabeza y añadió—: De acuerdo... Sólo sígueme.

Ambas jóvenes cruzaron el trayecto desde la torre de los dormitorios hasta la torre de la biblioteca. Afortunadamente, el camino no tomó demasiado, en especial cuando Myxa decidió preguntarle a Rebecca de qué trataba la Prueba de Afinidad:

En la raza humana y en los híbridos, el talento de la magia no es muy común —comenzó Rebecca, intentando establecer un poco de contexto—. En la mayoría de los casos, sin embargo, la Llave-Espada otorga el don a su Portador aunque éste no haya tenido la capacidad, como se dice, "de nacimiento". Casi como si la Llave supiera que necesitamos todos los recursos posibles para proteger al universo... —Myxa podría notar que la voz de Rebecca había aumentado significativamente de volumen, al grado de que los Aprendices con los que se cruzaban se le quedaban viendo anonadados, como si nunca la hubiesen escuchado antes. Toda duda en su habla había desaparecido y poseía una sonrisa dulce e inocente en su rostro, mientras sus ojos brillaban con entusiasmo y sus manos se movían frenéticas, mas precisas, para ilustrar sus palabras. Parecía... fascinada con el tema—. De cualquier manera, Portador o no, todo hechicero es especialmente talentoso a un elemento en particular. Posee una facilidad significativa para aprender a manipular este elemento a su favor, mucho más que con los demás; y por lo tanto sus hechizos serán mucho más poderosos cuando se comparan con los de alguien afín a una magia distinta —todavía encantada con el tema de conversación que Myxa había sacado a la luz, Rebecca extendió su mano diestra al frente (la Aprendiza pudo ver que en ella también tenía cicatrices) y conjuró tres pequeñas esferas de agua que se deslizaron por su piel sin perder la forma. La joven jugueteó con ellas como si fueran insectos recorriendo su mano—. Por ejemplo, yo soy afín a Aqua. Siempre fui bastante buena con ella y fueron los hechizos que aprendí primero cuando fui Aprendiza. Soy mejor con ellos que, digamos... Akio, que es mejor con la electricidad.

>>De cualquier manera, lo que va a ocurrir hoy es algo sencillo
—continuó la Maestra—. Kazuki es sin duda nuestro mejor mago, y él se encargará de guiarte en el proceso para conocer tu afinidad. Es bastante sencillo y pocos Aprendices tardan más de quince minutos. Y quién sabe, tal vez descubras otras cosas que no sabías respecto a tu corazón. ¿Sabías que además de un elemento, se es afín a un color en particular? Y no sólo eso, ensayos de los antiguos Maestros nos enseñan que cambios significativos en la personalidad de un Portador pueden evolucionar su afinidad, como conocer a alguien importante, o perder a alguien importante, o enamorarse, o tener descendencia, o episodios traumáticos del pasado que...

Súbitamente, Rebecca se detuvo. Hizo una mueca con los labios y apartó la mirada, contemplando su mano diestra, en la cual hizo desaparecer las pequeñas esferas de agua con las que había estado maniobrando. Éstas finalmente perdieron la forma y el líquido se deslizó a través de la piel de la Maestra al interior de su ropa, donde Myxa no la vio desaparecer.

Y sobre mí... Umm, creo que se nos ha acabado el tiempo... Myxa —añadió Rebecca finalmente, volviendo a su suave tono de voz. Alzó la mirada y con ella señaló a la doble puerta frente a la que se habían detenido, frente a una nueva torre del castillo—. Ésta es, umm... la torre de la biblioteca. A mano derecha están... están las aulas de estudio. Tú primero.

***

¿A dónde crees que vas? —cuestionó Akio en cuanto Enix pasó a un lado suyo sin hacerle caso. Se llevó las manos a la cadera y alzó el mentón, altanero—. ¿Acaso piensas que iremos por donde tú digas? ¡Yo soy tu Maestro, respétame, niño!

El Maestro corrió para alcanzar a Enix y tomar la delantera. Orgulloso, siguió caminando por el mismo pasillo, pero esta vez sin despegar la vista al frente. Dibujó una sonrisa de satisfacción mientras decía:

¿O piensas que te voy a creer esa tontería de "conozco el castillo como la palma de mi mano"? ¡Si llevas aquí unos días! —Akio dejó salir una pequeña carcajada—. Novato. Bebé. Calamar. Noobster.

Y dejaron la torre. Curiosamente, Enix no sabía donde estaba la biblioteca. Se había ido por el lado contrario.

Y tampoco te has duchado —continuó Akio, tapándose la nariz como si Enix apestara. Bueno, si el chico insistía en que había entrenado temprano...— Guarro. Sucio. Puerco. Derhe.

***

Y Akio también, eh... Bien —señaló Kazuki unos minutos después de que Myxa y Rebecca entraran al aula. El pequeño Maestro entró arrastrando (metafóricamente) a Enix tras de él. Con un gesto de su mano, la Maestra le indicó al chico que se pusiera de pie a un lado de Myxa, a quien se le había indicado que esperara frente al escritorio. A Alec, por otro lado, se le había otorgado el privilegio de sentarse detrás de éste.

Yo no me quedo aquí ni loco —declaró Akio—. ¿Qué tal si explota o algo? —teorizó, señalando a Enix. Luego, con una sonrisa, le llamó—: Rarito.

>>No, nos vemos luego
—se despidió, saliendo por la puerta—. Becca. Kazuki.

Bueno, al menos era cortés. A su manera, claro. Aunque aquello no evitó el silencio incómodo que se hizo presente durante unos segundos.

Bien, eh... Tendremos que darnos prisa. Tenemos... una misión para vosotros —declaró Kazuki, apoyando una mano en el escritorio. Luego se giró hacia Alec y le pidió—: Vuestro compañero Caleb os explicara el proceso —en voz más baja, para que sólo su alumno lo escuchara, añadió—: Estoy seguro que estás, eh... familiarizado. O al menos habrás leído al respecto. Si no, no hay razón para... em, preocuparse. Te ayudaré si lo necesitas.

Spoiler: Mostrar
Próxima fecha límite: 9 de Enero

Myxa y Enix, están en toda la libertad de describir a los Maestros que sus personajes no hayan visto antes. Están en la Base de Datos.

Helco, puedes intentar explicarle a tus "alumnos". La única Trama que tengo en mente es "Entrenamiento Extraño", pero eso es porque fui partícipe. Preguntaré a Sombra si hay alguna otra donde aparezca la Prueba de Afinidad. O puedes apoyarte en Kazuki, como prefieras.
Imagen
—You're like that coffee machine: from bean to cup, you fuck up—

~Dondequiera que el arte de la medicina es amado,
también hay un amor a la humanidad~


Imagen

Los pocos Awards que alguna vez gané
Spoiler: Mostrar
Imagen
Imagen
Avatar de Usuario
Zee
Miembro del Hall de la Fama
Miembro del Hall de la Fama
Bohemia Lectura
 
Mensajes: 3278
Registrado: Mié Mar 04, 2009 1:37 am
Dinero: 213,276.64
Banco: 15,374.00
Ubicación: .mx
Sexo: Masculino
Clan: Bohemia Lectura
Facebook: Pregunta por MP
Estantería de objetos
Karma: 36

Re: [Ciudad de Halloween] Heartless 101

Notapor Myxa » Dom Ene 05, 2014 2:58 am

Nada más llamarla esta se giró hacia donde se encontraba. Debió de pillarla de sorpresa que le llamase tan rápido, pues hubo un momento de silencio en la cual Rebecca estuvo observando a la joven con su único ojo. En cierta manera, con ese flequillo tapando su ojo, le recordó vagamente a su Maestro. Vagamente, porque ambos no tenían un punto de similitud entre ellos excepto ese detalle: un ojo oculto. Por suerte, no tardó mucho en responderla:

No esperaba que estuvieses lista tan pronto...

Estaba lista y a punto de salir justo cuando has tocado la puerta. Has sido muy oportuna.

Una leve sonrisa se dibujó en el rostro de la joven de cabellos brillantes. Esta asintió con la cabeza y le pidió que la siguiese mientras emprendía la marcha hacia su destino. Para no estar todo el trayecto sumidas en un silencio incómodo Myxa se aventuró a preguntar sobre la prueba que iba a llevar a cabo en nada. Para su asombro, su compañera no tartamudeó ni contestó tan tímidamente como hace unos momentos, sino que sus palabras eran bastante fluidas.

En la raza humana y en los híbridos, el talento de la magia no es muy común —¿Había escuchado bien? ¿Acababa de decir magia? ¿Magia de verdad? Tan solo había pronunciado una frase y ya había logrado captar su atención del todo. Ya había visto a su Maestro una vez hacer algo parecido a "magia" para sanar a un gatito, pero en aquel entonces no sabía que era lo que estaba haciendo por lo que escuchar hablar sobre la magia como un hecho la desconcertó. Tanto como escuchar la palabra "híbrido" cuyo significado no conocía.— En la mayoría de los casos, sin embargo, la Llave-Espada otorga el don a su Portador aunque éste no haya tenido la capacidad, como se dice, "de nacimiento". Casi como si la Llave supiera que necesitamos todos los recursos posibles para proteger al universo...

Lo último que dijo le hizo recordar el día en que conoció a Ronin. Cuando vio por primera vez una llave espada en el Lugar de Siempre. Cuando, después de que el pirata se marchase dejando su arma en un lado, esta no desapareció sino que se quedó en el lugar, como si esperase a que ella lo tocase. También se acordó del momento en el que se reunió nuevamente con el Maestro, y la llave se materializó en la mano sin que este lo llamase. Ciertamente, las llaves espada no eran armas ordinarias.

Tras perderse unos segundos por los recuerdos de aquel día, observó por el rabillo del ojo que algunos alumnos se quedaban anonadados al ver a Rebecca hablar. Y no era de extrañar; su voz había aumentado considerablemente. Incluso su expresión había cambiado mientras sus ojos mostraban un brillo apasionado, y sus manos se movían ágiles y precisas para enfatizar sus palabras. No pudo evitar sonreír ante la fascinación que le causaba aquel tema. Sin duda, había sido una muy buena idea haberle preguntado del tema.

De cualquier manera, Portador o no, todo hechicero es especialmente talentoso a un elemento en particular. Posee una facilidad significativa para aprender a manipular este elemento a su favor, mucho más que con los demás; y por lo tanto sus hechizos serán mucho más poderosos cuando se comparan con los de alguien afín a una magia distinta —Por un momento dejó de hablar para extender su mano, la cual también poseía las mismas cicatrices que en su ojo derecho, hacia delante. En ese entones surgieron tres esferas de lo que parecía agua entre sus dedos, pero por alguna razón no se caían, sino que jugueteaban entre los finos dedos de la joven, deslizándose sobre su piel. No pudo disimular el asombro que sentía al ver aquella maravilla delante suya.—Por ejemplo, yo soy afín a Aqua. Siempre fui bastante buena con ella y fueron los hechizos que aprendí primero cuando fui Aprendiza. Soy mejor con ellos que, digamos... Akio, que es mejor con la electricidad.

Vaya, realmente sabes del tema.—Después de dejarla hablar un buen rato, no pudo evitar mostrar su asombro por las cosas que le estaba contando.—Ese "hechizo" que acabas de hacer ha sido genial. Creo que ahora entiendo mucho mejor el tema de las afinidades, todo gracias a ti.—Su rostro reflejaba una mezcla de emoción e impaciencia por aprender más cosas.

Un segundo. ¿"Fui Aprendiza"? Si hablaba de su aprendizaje en el pasado, eso significaba que ella o era una Maestra, o era una profesional. Ese pensamiento le chocó en un principio, pero pensándolo bien tenía cierta lógica. ¿Como si no saber tanto de lo que le estaba contando ahora? No era del tipo de persona que prejuzgaba a la gente nada más conocerla, pero tenía que admitir que nunca se lo hubiese esperado, sobre todo teniendo en cuenta que sería un par de años mayor que ella.

Mientras la Maestra siguió hablando, esta vez sobre la prueba que iba a llevar a cabo. Entonces, cuando comentaba ciertas curiosidades sobre las afinidades, se detuvo en seco. Nada más pronunciar "Episodios traumáticos del pasado" las esferas con las que jugueteaba perdieron la forma y desaparecieron dentro de la ropa de la Maestra. Algo preocupada por lo que acababa de pasar (Y por la mueca que acababa de surcar el rostro de Rebecca) decidió preguntar acerca de ella y de que acababa de pasar.

Y sobre mí... Umm, creo que se nos ha acabado el tiempo... Myxa —Se dio cuenta de que el tono de voz de la joven había vuelto a ser la que era, y que trataba de evitar hablar de ella misma. Ambas se pararon en frente de una doble puerta enorme, y Rebecca le indicó que pasase ella primero a la sala contigua donde se iba a realizar la prueba.

La obedeció sin añadir ningún comentario más.¿Que ocurría con todo el mundo que reaccionaban de forma parecida al escuchar hablar de su pasado? ¿Es que todo el mundo tenía un pasado horrible del que era mejor no hablar? Parecía ser así realmente. No tenía mucha idea sobre temas del pasado, pues el suyo era relativamente corto, pero lo poco que había vivido le parecía un tiempo precioso que debía guardarlo para siempre. Tanto lo bueno como lo malo. Pero, tras observar la reacción de su acompañante, decidió que no iba a volver a preguntar sobre el pasado de nadie. que a partir de ese momento solo se fijaría en el presente y en las acciones futuras de la gente.

*****

La sala que había accedido era una sala enorme, llena de mesas y sillas. En ella se encontraba un hombre de mediana edad, el cual estaba bostezando en el momento en el que ambas entraron, acompañado por un chico que vestía de una forma peculiar. Llevaba un traje morado y era de un estilo algo desconcertante. Formaban una pareja realmente curiosa ambos juntos.

Spoiler: Mostrar
ImagenImagen


El hombre adulto (el cual supuso que era un Maestro) saludó primero a Rebecca, y mientras Myxa tomó aliento para poder presentarse

H-Hola buenos días...Soy Myxa, la nueva Aprendiza de Ronin—Logró decir al observar a aquella pareja de personajes, pero no añadió nada más.

Unos minutos después entraron por la puerta otros dos chicos, y casualidad ambos eran rubios. Pero lo que más llamó su atención fue que uno de ellos, el que iba delante, parecía estar arrastrando a su compañero. Tubo que contener una pequeñas ganas que tenía de reír por la forma en a que habían irrumpido en el aula.

Spoiler: Mostrar
Imagen


Y Akio también, eh... Bien —Dijo el Maestro que ya se encontraba en el aula cuando habían llegado. Entonces la Maestra Rebecca le indicó al chico que venía detrás que se pusiese a su lado. Se trataría de otro Aprendiz como ella, sino no tendría sentido que les pusiesen juntos. Si aquel chico dirigiera la mirada hacia ella, le haría un gesto con la cabeza en forma de saludo. No estaba muy convencida de que fuese buen momento para una presentación. No después de esa entrada triunfal.

Otra sorpresa para Myxa: resulta que el que iba en cabeza era otro Maestro. Tierra de Partida estaba llena de Maestros de una edad cercana a la de ella, solo había conocido cuatro Maestros y dos de los tres que había conocido hoy eran poco mayores que ella. Si le quedaba algún rastro de querer prejuzgar a alguien por su apariencia, después de lo de esta mañana nunca volvería a subestimar a nadie.

Yo no me quedo aquí ni loco ¿Qué tal si explota o algo?—Exclamó Akio señalando a la persona que se encontraba a su lado y entonces, con una sonrisa en su cara le llamó.—Rarito.

Dicho eso, el Maestro Akio se despidió de los otros Maestros y se marchó del lugar, sin tan siquiera dirigir la mirada a los aprendices. Desde luego, energía y autoestima no le faltaban.

Bien, eh... Tendremos que darnos prisa. Tenemos... una misión para vosotros—Desvió la mirada de Akio para poder dirigirla hacia el Maestro de cabello castaño.—Vuestro compañero Caleb os explicara el proceso.

Aquella declaración fue mucho más extraña aun. ¿Un Aprendiz se encargaría de la Prueba de Afinidad? ¿O sería otro Maestro joven como lo eran Rebecca y Akio? No, se habían referido a él como "compañero" por tanto debía ser un alumno.

En todo caso, esperó atentamente a las instrucciones de "Caleb" para dar inicio a la prueba.
Avatar de Usuario
Myxa
41. Monogoneta
41. Monogoneta
AnimeDesign
 
Mensajes: 1203
Registrado: Sab Sep 14, 2013 9:55 pm
Dinero: 0.00
Banco: 15,420.36
Ubicación: Persiguiendo al Moguri roba-yogures
Clan: AnimeDesign
Estantería de objetos
Karma: 2

Re: [Ciudad de Halloween] Understanding Heartless 101

Notapor Enix » Lun Ene 06, 2014 9:39 pm

¿A dónde crees que vas? —indignado, el niño Maestro se enfadó conmigo. Me giré para observar su patético intento de creerse una figura imponente—. ¿Acaso piensas que iremos por donde tú digas? ¡Yo soy tu Maestro, respétame, niño!

Dicho esto, se puso delante mía corriendo para dirigir mis pasos. ¿Niño decía? Le sacaría como seis o siete años, menudo chaval más creído. Puse los ojos en blanco, mientras el seguía con su paso altanero. ¿Como demonios había llegado aquel criajo a Maestro? ¿Tan fácil era? Quizás el niño era algo más de lo que aparentaba.

¿O piensas que te voy a creer esa tontería de "conozco el castillo como la palma de mi mano"? ¡Si llevas aquí unos días! —pues claro que llevaba unos días, pero no había perdido el tiempo en mi cuarto—. Novato. Bebé. Calamar. Noobster.

Suspiré. Porque era un crío, si no no me habría contenido un pelo. Maldita sea, ¿este era el que me iba a guiar en los encargos? Recé para que le dejaran esa labor a alguien más mayor y capaz, y eso que yo no era muy religioso.

Y tampoco te has duchado. Guarro. Sucio. Puerco. Derhe.

<<Si me hubieras dejado tiempo, maldito niño.>> Así que decidí volver a mi cuarto, para darme una ducha y no quedar como un impresentable.

***


A punto de entrar en el aula, al niño le dio el pronto de empezar a arrastrarme hacia adentro. Genial, encima iba a entrar haciendo el payaso, por su culpa. Y no me atrevía a liberarme o a hacer nada por las represalias, así que me resigné y entré de forma patética.

Y Akio también, eh... Bien —dijo otro hombre más mayor cuando entramos, el cual supuse que sería Kazuki. El Maestro parecía mucho más serio que Akio, y al mismo tiempo algo más tranquilo que la Maestra Lyn. Por fin, alguien que parecía de verdad un Maestro. A su lado había dos chicas, y ambas parecían ser Aprendizas. O quién sabe, después de Akio... La chica morena, que parecía mayor, me señaló que me pusiera al lado de la otra, más pequeña que yo y con el pelo castaño rojizo. Seguía dudando, pero me pareció que la pequeña si era Aprendiz. Al mirarla, me dirigió un saludo con la cabeza, el cual le devolví, algo patidifuso, antes de colocarme a su lado.

Yo no me quedo aquí ni loco —saltó el pequeño Maestro—. ¿Qué tal si explota o algo? —acompañó esa estupidez señalándome a mí. Madre mía, que estupidez.—: Rarito.

Niñato... —susurré, procurando que no me oyera.

>>No, nos vemos luego —y por fin, se dispuso a salir—. Becca. Kazuki.

Entonces Becca debía ser la Maestra morena. Le saludé distraído mientras me percaté de la presencia de otro chico en el aula. Era unos años mayor que yo, con el pelo de color oscuro. Lo que de verdad llamaba la atención de él era su forma de vestir, un traje festivo, de color azul oscuro y una camisa blanca. Además, llevaba un sombrero de dos colores muy peculiar. ¿De qué mundo procedería?

Bien, eh... Tendremos que darnos prisa. Tenemos... una misión para vosotros —dijo Kazuki repentinamente. ¿Una misión? ¿No deberían llamar a alguien con más experiencia que yo o algo? Entonces, se giró hacia el extraño chico y continuó—: Vuestro compañero Caleb os explicara el proceso

Le susurró que no pudo oír más que el. Me crucé de brazos, esperando a que el tal Caleb nos dijera lo que debíamos hacer.
Imagen
Imagen
Avatar de Usuario
Enix
12. Neosombra
12. Neosombra
The Unknowns
 
Mensajes: 333
Registrado: Dom Ago 11, 2013 7:27 pm
Dinero: 78,021.04
Banco: 15,119.65
Ubicación: Zaragoza
Sexo: Moriré solo y virgen
Clan: The Unknowns
Estantería de objetos
Karma: 4

Re: [Ciudad de Halloween] Heartless 101

Notapor LightHelco » Jue Ene 09, 2014 11:42 pm

Llevar bastantes más de un año en aquel lugar me ayudó a llegar el primero a las aulas, aunque bueno, estando tan cerca de la biblioteca dudaba mucho de que me costase encontrarlas y tenía la sensación de que podía ir desde mi habitación a la biblioteca incluso con los ojos cerrados, por lo que el encontrar ese lugar era una tarea demasiado fácil para mí.

Fui subiendo por la torre en busca del aula en donde nos debería estar esperando. Durante la caminata me encontré con que varias de las aulas se estaban usando en aquel momento, lo cual era bastante raro a sabiendas de que no muchos de los Maestros solían dedicarse a dar sermones.

Llegué finalmente al aula acordada, la cual tenía la puerta abierta dejando ver a Kazuki dentro mirando unos papeles. Diría que esa era la primera vez que le veía leyendo algo, era más normal encontrarlo usando los papeles de aholmada.

Golpeé un poco la puerta para llamar la atención del Maestro, el cual parecía encontrarse solo.

Maestro Kazuki ¿quería verme? —pregunté con formalidad antes de entrar.

Ah, Alex, sí... Eh, qué bueno que estés aquí —sonrió haciéndome un gesto con la mano y como no, confundiendo por enésima vez un nombre que ya tendría que tener bastantes veces escuchado —. Eh, envié a Xefou —me alegraba saber que a los más veteranos también les olvidaba — con un recado para ti porque, eeh... quería que supervisaras algo conmigo. No estoy de humor para... —el Maestro suspiró, aunque a mí me sonó más a un bostezo —. Hmm. Yami. Pero al final tendremos que...

>>Ah, bien, eh... Rebecca está aquí.

No entendía muy bien aquel miedo hacia la Maestra Yami, era cierto que no se la podía considerar a la persona más tranquila del castillo, pero suponía que cuando los temas importantes se los llegaría a tomar seriamente. Además, me llamaba la atención el que me hubiese pedido a mí ayuda para supervisar una clase y no el tenerme como alumno en ella.

Junto a la llegada de la Maestra Rebecca, Kazuki me pidió que me sentara en la mesa reservada a los Maestros, lo cual estaba haciendo que aquello de supervisar empezara a parecerme algo diferente. A la par que la Maestra vi que llegaba una chica a la que no conocía siquiera de cara, por lo que deduje que sería alguna nueva aprendiza.

La joven rondaría los trece como mucho y nos miraba bastante curiosa, sobre todo a mí, lo cual seguramente fuese debido a la ropa que llevaba, bastante diferente de lo que solían llevar aprendices llegados de mundos como Ciudad de Paso o Villa Crepúsculo.

H-Hola buenos días...Soy Myxa, la nueva Aprendiza de Ronin —se presentó la pequeña algo tímida.

Buenos días, Myxa —le correspondí el saludo con una sonrisa.

Al poco de que Rebecca y Myxa llegaran, aparecieron por la puerta el Maestro Akio y otro aprendiz, también desconocido para mí, en la clase. La cantidad de Maestros que se estaba empezando a reunir para tres aprendices que eramos no me resultaba muy lógica, aunque Akio no tardó mucho en irse, en el momento en que dejó al aprendiz al lado de Myxa se marcho tras advertirnos de que el chico podía ser peligroso…o eso al menos pareció entender.

Bien, eh... Tendremos que darnos prisa. Tenemos... una misión para vosotros —declaró Kazuki rompiendo el silencio que había creado Akio antes de ir. El Maestro se apoyó en el escritorio y girándose hacia mí —: Vuestro compañero Caleb —¡Alec! ¡Alec! ¡Alec! Leñe, tenía cuatro letras no podía ser tan difícil de memorizar —os explicara el proceso —acercándose un poco a mí y bajando la voz para que el resto no pudiesen escucharlo—: Estoy seguro que estás, eh... familiarizado. O al menos habrás leído al respecto. Si no, no hay razón para... em, preocuparse. Te ayudaré si lo necesitas.

Me quedé un rato en silencio tras eso. Acababa de encasquetarme la tarea de enseñar a aquellos aprendices a descubrir su afinidad, a mí, a un aprendiz que llevaba algo más de un año estudiando en Tierra de Partida ¿a caso no tenía mejores opciones? .Suspiré antes de levantarme para colocarme frente a los dos jóvenes.

Muy bien, primero me gustaría presentarme como es debido —empecé a hablar mirando de reojo al Maestro Kazuki —. Mi nombre es Alec, no Caleb, Alex o cualquier otra cosa —aclaré antes de empezar con el tema —. Tras esto, empecemos con el tema de las afinidades.

>>La afinidad de una persona digamos que es el elemento que representa su alma, cada uno tenemos un elemento afín, lo cual nos permite usar hechizos o técnicas de esa afinidad con una potencia mayor.

Cerré los ojos y dejé de pensar por unos instantes para concentrarme en canalizar mi afinidad para que los aprendices pudieran verlo. Miré hacia mi interior centrándome únicamente en hallar el Descenso al Corazón y obviando el resto del mundo. Tras unos segundos, empecé a sentir una paz realmente agradable y para cuando quise darme cuenta, me encontraba encima de la cristalera que representaba mi corazón.

Miré a la imagen que formaba durante unos instantes antes de volver a abrir los ojos y regresar a la clase. Extendiendo uno de mis brazos llevé toda el aura que había liberado en el proceso de canalización en mi mano, consiguiendo que esta se envolviese en llamas.

Esta sería una forma de representar vuestra afinidad —seguí con la explicación mostrando las llamas que se posaban sobre mi mano —. En mi caso podéis apreciar que mi afinidad es Fuego, pero… —una segunda aura me envolvió por completo haciéndome invisible totalmente, salvo por la mano que mantenía el fuego —. Gracias a la Llave Espada he podido obtener una segunda afinidad, que resulta ser Ilusión.

>>Así es, una persona tendrá una afinidad propia, pero podrá obtener una segunda mediante otros métodos como puede ser la Llave Espada, incluso se dice de gente que tenía en si mismo dos afinidades diferentes.

Hice que las dos auras desaparecieran para volver a ser visible de esa forma y me centré en los aprendices, a los que sonreí antes de seguir.

Espero que la demostración os haya gustado, porque ahora os toca a vosotros —declaré —. Para empezar, tenéis que concentraros en vosotros mismos, olvidad el resto del mundo e interiorizaros.

>>Buscad vuestra alma y seguirla hasta vuestro corazón —esperé un poco para ver si los dos jóvenes podían cogerle el tranquillo a eso —¿Bien, estáis relajados? Si es así, deberíais llegar a vuestro Descenso del Corazón, es una representación de vuestro corazón, toda la verdad sobre vosotros se encuentra ahí —aclaré por si no entendían el termino —. Ahora liberad el aura que forma vuestra alma, haced eso y deberíais poder mostrarme vuestra afinidad.

Me crucé de brazos y miré de reojo a los dos Maestros esperando ver si hacían algún comentario o gesto que aprobase esa explicación, la verdad es que no veía como profesor, al menos no a corto plazo.

Spoiler: Mostrar
Creo que el tema de la afinidad no me ha salido de la misma forma que lo hizo Sombra en la anterior trama, pero estoy satisfecha con el resultado. Aparte, he mostrado las dos formas de enseñar la afinidad que vi en la trama (la de cuerpo entero y en la mano o manos), sin contar que la idea de que la afinidad de Ilusion fuese el volverse invisible fue cosa de Yuehito.
ImagenImagenImagenImagen



Logros:
Spoiler: Mostrar
ImagenImagenImagen


Awards:
Spoiler: Mostrar
ImagenImagen
ImagenImagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Avatar de Usuario
LightHelco
111. Roxas Organización
111. Roxas Organización
The Unknowns
 
Mensajes: 3303
Registrado: Jue Jun 07, 2012 10:42 am
Dinero: 320,406.83
Banco: 15,568.00
Ubicación: Un lugar con lapiz y goma
Sexo: Femenino
Clan: The Unknowns
Estantería de objetos
Karma: 16

Re: [Ciudad de Halloween] Heartless 101

Notapor Enix » Dom Ene 12, 2014 5:24 pm

Aunque al principio pareció inseguro, el Aprendiz que parecía ser más experto que yo, por lo menos, procedió a explicarnos que teníamos que hacer, después de soltar un suspiro:

Muy bien, primero me gustaría presentarme como es debido —parecía guardar algo de rencor al Maestro Kazuki, por la mirad que le echó—. Mi nombre es Alec, no Caleb, Alex o cualquier otra cosa —vaya, esa debía ser la razón—. Tras esto, empecemos con el tema de las afinidades.

>>La afinidad de una persona digamos que es el elemento que representa su alma, cada uno tenemos un elemento afín, lo cual nos permite usar hechizos o técnicas de esa afinidad con una potencia mayor.

Tras explicar esto, cerró los ojos y se concentró un rato. ¿Magia? Hm. Parecía interesante la cosa. Tenía ganas de saber cual era mi Afinidad. De repente, Alec volvió a abrir los ojos y levantó su brazo de golpe, provocando que su mano estallara en llamas. Di un respingo. ¿No le dolía en absoluto?

Esta sería una forma de representar vuestra afinidad —continuó, mientras yo miraba su mano, asombrado. No era la primera vez que veía Magia, yo mismo había hecho, pero nunca de esa forma—. En mi caso podéis apreciar que mi afinidad es Fuego, pero… —y desapareció, así sin más. Observé cono su mano en llamas flotaba en el aire, aún más impresionado si cabía—. Gracias a la Llave Espada he podido obtener una segunda afinidad, que resulta ser Ilusión.

¿Invisibilidad? Joder, menuda caja de sorpresas.

>>Así es, una persona tendrá una afinidad propia, pero podrá obtener una segunda mediante otros métodos como puede ser la Llave Espada, incluso se dice de gente que tenía en si mismo dos afinidades diferentes.

Tendría que estudiar lo de las dos Afinidades, seguro que conseguía hacer algo útil.

Espero que la demostración os haya gustado, porque ahora os toca a vosotros. Para empezar, tenéis que concentraros en vosotros mismos, olvidad el resto del mundo e interiorizaros.

>>Buscad vuestra alma y seguirla hasta vuestro corazón —cerré los ojos y dejé la mente en blanco. Algo fácil, yo solía ser bastante calmado—¿Bien, estáis relajados? Si es así, deberíais llegar a vuestro Descenso del Corazón, es una representación de vuestro corazón, toda la verdad sobre vosotros se encuentra ahí —fruncí el ceño momentáneamente, pero volví a relajarme. Había sido un acto reflejo, como si me sonara de antes—. Ahora liberad el aura que forma vuestra alma, haced eso y deberíais poder mostrarme vuestra afinidad.

Relajé todos los músculos de mi cuerpo, y perdí la total conciencia de mi ser. No fue difícil. Era algo que solía hacer en el orfanato, para distraerme de los demás cuando no tenía nada que hacer. Pero... Nunca había llegado al nivel que decía Alec. ¿Tendría la capacidad de concentración suficiente? No veía nada parecido a lo mencionado abrí los ojos, admitiendo el fracaso más absoluto...

Lo había conseguido. Un aura de luz muy potente me envolvía y casi me cegaba, hasta que decidí cortar la fuente de energía, que ya me empezaba a cansar:

Supongo que mi Afinidad es la Luz —entonces caí en la cuenta—. Mi nombre es Enix, Aprendiz de la Maestra Lyn.
Última edición por Enix el Lun Ene 13, 2014 5:49 pm, editado 1 vez en total
Imagen
Imagen
Avatar de Usuario
Enix
12. Neosombra
12. Neosombra
The Unknowns
 
Mensajes: 333
Registrado: Dom Ago 11, 2013 7:27 pm
Dinero: 78,021.04
Banco: 15,119.65
Ubicación: Zaragoza
Sexo: Moriré solo y virgen
Clan: The Unknowns
Estantería de objetos
Karma: 4

Re: [Ciudad de Halloween] Heartless 101

Notapor Myxa » Dom Ene 12, 2014 5:32 pm

Después de las palabras del Maestro, el silencio se hizo en la sala. El Aprendiz al que le habían asignado llevar a cabo la prueba no dijo nada en un buen rato, por lo que se deducía que ni él se lo esperaba. Soltó un suspiro y se levantó para dirigirse hacia los dos Aprendices que estaban de pié, y por la expresión que llevaba parecía no agradarle demasiado la tarea encomendada.

Muy bien, primero me gustaría presentarme como es debido. Mi nombre es Alec, no Caleb, Alex o cualquier otra cosa —aclaró mientras miraba de reojo al Maestro de cabello castaño. A juzgar por sus palabras no era la primera vez que se confundía —.Tras esto, empecemos con el tema de las afinidades.

Acto seguido, como bien había dicho, comenzó a relatar en qué consistía la afinidad y la relación que tenía esta con el alma y corazón de cada ser. Comparada con la descripción de la Maestra Rebecca se quedaba algo floja, pero aun así le escuchó atentamente.

Tras la breve introducción cerró los ojos, como si quisiese concentrar sus energías o algo por el estilo, y al rato los volvió a abrir, extendiendo uno de los brazos, el cual se prendió en llamas. Esto provocó que Myxa diese un paso atrás de la sorpresa, había prendido fuego al brazo, pero parecía no quemarle ni dolerle en absoluto.

Esta sería una forma de representar vuestra afinidad. En mi caso podéis apreciar que mi afinidad es Fuego, pero… —antes de que continuase su cuerpo fue desvaneciéndose poco a poco, quedando únicamente el brazo encendido al descubierto—. Gracias a la Llave Espada he podido obtener una segunda afinidad, que resulta ser Ilusión.

Ilusión, fuego, aqua, electricidad…Había un sinfín de afinidades realmente. Y no solo se podía tener una, sino que había una posibilidad de obtener una segunda. Era un dato que la Maestra había omitido durante su explicación, la cual era bastante importante, pero no imprescindible.

No estaba del todo segura de poder realizar lo que Alec acababa de hacer delante de sus ojos, pues no había explicado del todo como canalizar la energía, o como obtenerla. Las dudas asaltaron su cabeza, una detrás de otra: ¿Sería capaz de hacerlo? ¿Podría llegar a manejarlo? ¿Y si explotaba como le había dicho el Maestro Akio al Aprendiz? Los nervios se hacían notar en ella, pues empezó a cerrar y abrir el puño derecho en un acto reflejo de calmarse.

No tuvo demasiado tiempo tampoco para calmarse, pues el Aprendiz del sombrero extraño pronunció la esperada frase:

Espero que la demostración os haya gustado, porque ahora os toca a vosotros —era el momento que temía —. Para empezar, tenéis que concentraros en vosotros mismos, olvidad el resto del mundo e interiorizaros.

¿Olvidar el resto del mundo? Era lo que quería hacer en ese mismo momento, pero parecía imposible. Los nervios no la dejaban pensar y al final decidió seguir el ejemplo de su compañero: cerrar los ojos para poder ensimismarse y centrarse mejor en ella misma. Descendió los parpados lentamente hasta cerrarlos del todo, no sin antes mirar de reojo a la Maestra Rebecca en busca de algo de apoyo. Estando con los ojos cerrados, se dejó llevar por las palabras que acariciaban sus oídos y dejaba que la guiase en todo momento.

Unos minutos después, sin logro alguno ni avance, recordó algo que le podría ser útil, las palabras de Rebecca durante la charla que mantuvieron: “¿Sabías que además de un elemento, se es afín a un color en particular?”. Si eso era verdad sin duda el suyo sería el rojo: los colores del ocaso siempre le habían gustado y relajado. Incluso sus ropajes y las puntas de su cabello eran rojos.

Un buen tiempo después ya se encontraba mucho más calmada. Centrarse en visualizar el ocaso en su mente había logrado calmarla y relajarse, por lo que ahora le tocaba la parte verdaderamente difícil: rebuscar en su alma y encontrar la esencia de su poder. Esta vez vació por completo su mente, dejó de pensar y trató de concentrarse en ella misma. Era como la vez en la que Ronin le pidió que invocase la llave espada, tenía que rebuscar y encontrar ese “algo” que había nacido dentro de ella. Y por fin lo había logrado.

>>Ahora liberad el aura que forma vuestra alma, haced eso y deberíais poder mostrarme vuestra afinidad —asintió y se esforzó en que esa peculiar sensación le recorriese todo el cuerpo, ocupando cada poro de su piel, y, finalmente, exteriorizarlo.

Al abrir los ojos se encontró con una especie de vapor púrpura rodeándola. No sabía lo que era aquello exactamente, no había visto un aura de ese tipo en ninguno de los demás y al intentar tocarla la atravesaba. Cortó el flujo de energía y la nube desapareció, mostrando una expresión de perplejidad en el rostro de la chica.

Y… ¿Qué se supone que era eso? Ese aura… ¿De qué elemento afín soy? —miraba a todo el mundo en busca de una respuesta. No tenía los conocimientos suficientes como para saber de qué tipo de era, y nunca antes había visto nada semejante, por lo que prefirió esperar a que alguien se lo aclarase.
Avatar de Usuario
Myxa
41. Monogoneta
41. Monogoneta
AnimeDesign
 
Mensajes: 1203
Registrado: Sab Sep 14, 2013 9:55 pm
Dinero: 0.00
Banco: 15,420.36
Ubicación: Persiguiendo al Moguri roba-yogures
Clan: AnimeDesign
Estantería de objetos
Karma: 2

Re: [Ciudad de Halloween] Heartless 101

Notapor Zee » Mar Ene 14, 2014 8:31 pm

Esa ha sido una buena explicación, Alec —señaló la Maestra Rebecca con una gentil sonrisa. Los ojos de Kazuki inmediatamente se giraron hacia ella, y una ceja se alzó en el rostro del hombre, quien parecía estar poco impresionado cuando se le comparaba con su compañera.

En realidad, creo... que ha sido algo mediocre —declaró el hombre, para luego mirar a su alumno y proceder a señalarle—: Sin ofender, Abel, pero considero que, eh... la explicación ha sido deficiente y demasiado subjetiva. Por eso me, esto, asombra que...

Alec —apuntó Rebecca, interrumpiéndole sin la intención de hacerlo realmente. Kazuki volvió a girarse hacia ella, claramente sin comprender a qué se refería. La Maestra inmediatamente agachó la mirada y explicó—: Su nombre... es Alec.

Hubo un silencio incómodo, durante el cual Kazuki pareció observar a Rebecca con curiosidad e incomprensión, mientras ella jugueteaba con sus dedos. Luego de eso, el Maestro bostezó y volvió con su Aprendiz:

Sí, Alec, eh... Lamento no haberte explicado el proceso como era debido y cuando era debido. Esto, eh... sé que te interesa aprender la teoría mágica. Así que, eh... sí, lo siento.

Después de que Alec respondiese a su Maestro de la manera que considerase apropiada, el Maestro se dirigiría hacia Enix, mientras que Rebecca preferiría hablar con Myxa, con quien ya había tenido una conversación antes. El brujo tendría que permanecer en su sitio, escuchando las explicaciones que los Maestros darían. Después de todo, no podía retirarse todavía: Kazuki había dicho que quería terminar cuanto antes, pues quería otorgarles una tarea.

Bien, eh... tú —comenzó el Maestro, acercándose a Enix. Su aura se había presentado como una capa brillante que envolvía su cuerpo, como si su piel resplandeciera. Para cualquiera, aquello habría sido obvio apenas verlo, pero aun así Kazuki decidió dar su confirmación—. Es Luz, esto... Es un elemento bastante poderoso, puesto que junto con la Oscuridad compone el alma del universo. Desgraciadamente, eh... es complicado de controlar, y por ello no tendrás un variado arsenal de hechizos y habilidades. Al contrario que, ehh... la de tus compañeros.

Simultáneamente, Rebecca había estado explicándole a Myxa, y por ello Enix no habría tenido oportunidad de escuchar nada más que las últimas palabras que la Maestra pronunció.

Enhorabuena, Myxa. Tienes una afinidad bastante especial —señaló la Maestra, refiriéndose a la nube tormenta en miniatura que la chica había despedido por su mano. Había sido violeta, casi negra, y se arremolinaba y dejaba pequeños relámpagos de vez en cuando—. Espacio es una de mis preferidas por su variedad y maleabilidad; tiene, umm... tres subcategorías. Los Maestros antes solían considerarlas tres afinidades diferentes, pero los entrenamientos y los estudios demostraron que en realidad es una sola, limitada por las preferencias personales de cada Portador. Magneto, Gravedad y Espacio propiamente... —Rebecca sonrió de nuevo—. Eres una en cien.

Bueno, cinco en cien —corrigió Kazuki—. No pienses que, eh... no los tengo visualizados. O al menos... su afinidad.

>>Me sorprende que, pese a las indicaciones de Ca... Alec, hayáis podido superar la prueba tan pronto. Enbuenahora, esto...

>>Y yendo hacia asuntos más, eh, importantes... ¿Alguno de vosotros ha oído hablar de Ciudad de Halloween?


Spoiler: Mostrar
Debo señalar que lo de "Explicación deficiente" es opinión de Kazuki, no mía xD Sé que Off-Rol no estaba muy bien especificado el proceso. Pero hiciste bien, Helco~~
Imagen
—You're like that coffee machine: from bean to cup, you fuck up—

~Dondequiera que el arte de la medicina es amado,
también hay un amor a la humanidad~


Imagen

Los pocos Awards que alguna vez gané
Spoiler: Mostrar
Imagen
Imagen
Avatar de Usuario
Zee
Miembro del Hall de la Fama
Miembro del Hall de la Fama
Bohemia Lectura
 
Mensajes: 3278
Registrado: Mié Mar 04, 2009 1:37 am
Dinero: 213,276.64
Banco: 15,374.00
Ubicación: .mx
Sexo: Masculino
Clan: Bohemia Lectura
Facebook: Pregunta por MP
Estantería de objetos
Karma: 36

Re: [Ciudad de Halloween] Heartless 101

Notapor Myxa » Mié Ene 15, 2014 12:23 am

Esa ha sido una buena explicación, Alec—Se la veía bastante satisfecha con la explicación que había dado el Aprendiz, aunque, por la expresión del otro Maestro, parecía impresionado al escuchar aquellas palabras.

En realidad, creo... que ha sido algo mediocre. Sin ofender, Abel, pero considero que, eh... la explicación ha sido deficiente y demasiado subjetiva. Por eso me, esto, asombra que...

Otra vez. Acababa de volver a confundir el nombre del pobre Alec nuevamente. No quería pensar en lo frustrado que debía sentirse el Aprendiz al ser constantemente renombrado, debía ser algo realmente molesto. Suerte que fue inmediatamente corregido por la Maestra y que pidió disculpas, disculpas por no haberle explicado el proceso de la prueba antes de pedirle que le sustituyese. “¿Acaso no va a disculparse, de paso, de haber estado llamándolo de diferente manera cada vez?” Fue lo que pasó por la cabeza en el momento en el que aquel desaborido hombre pidió disculpas. Unas no muy convincentes y sin sentimiento aparente.

Después de aquellas “disculpas” Kazuki redirigió su atención hacia Enix y para alivio de la joven, Rebecca se acercó a ella con una afable expresión en el rostro, lo cual calmó en cierto modo los nervios que tenía la chica. No la conocía más que por un corto espacio de tiempo, pero al menos había tenido cierto trato con ella y una cara conocida siempre era bien agradecida.

Enhorabuena, Myxa. Tienes una afinidad bastante especial. Espacio es una de mis preferidas por su variedad y maleabilidad; tiene, umm... tres subcategorías —debió de haberle leído la expresión de perplejidad que había puesto al mencionar las “subcategorías”, pues enseguida se puso a explicar en qué consistía aquello—. Los Maestros antes solían considerarlas tres afinidades diferentes, pero los entrenamientos y los estudios demostraron que en realidad es una sola, limitada por las preferencias personales de cada Portador. Magneto, Gravedad y Espacio propiamente... —una nueva sonrisa se dibujó en el rostro de la Maestra— Eres una en cien.

¿Es…pacio? —repitió para sus adentros, como si todavía no comprendiese del todo el verdadero significado de la palabra —. Entonces… ¿Soy especial por ser… Una de cien? —sabía que la palabra “especial” no siempre era algo bueno, pero por el modo en que lo había dicho Rebecca, supuso que era en el buen sentido.

Sus ojos se iluminaron por unos momentos. Puede que no supiese leer ni escribir, pero sabía contar y sabía que uno de cien era mucho. Le devolvió la sonrisa a la Maestra, sin duda, muy feliz de haber escuchado esas palabras.

Bueno, cinco en cien —rectificó Kazuki, provocando que se deshiciese la expresión del rostro de la chica al fijar su mirada sobre el Maestro—. No pienses que, eh... no los tengo visualizados. O al menos... su afinidad.

Era difícil adivinar en ese momento si las intenciones del Maestro era rectificar o, simplemente, romper el ambiente, pero sin duda había logrado que las miradas de todos se posasen sobre él.

>>Y yendo hacia asuntos más, eh, importantes... ¿Alguno de vosotros ha oído hablar de Ciudad de Halloween?

“¿Halloween…? Eso me suena de algo… Pero, ¿De dónde?”

Se llevó la mano hacia la altura de la barbilla, pegó los labios a este y puso una mirada ausente, en un gesto pensativo. Tenía la sensación de haber escuchado esa palabra en alguna otra parte, pero no estaba muy segura. Tras unos segundos de inútil esfuerzo por recordar, negó con la cabeza. No lograba dar con nada en su cabeza, pero tenía el presentimiento de que no tardaría en saber más sobre esa ciudad.
Avatar de Usuario
Myxa
41. Monogoneta
41. Monogoneta
AnimeDesign
 
Mensajes: 1203
Registrado: Sab Sep 14, 2013 9:55 pm
Dinero: 0.00
Banco: 15,420.36
Ubicación: Persiguiendo al Moguri roba-yogures
Clan: AnimeDesign
Estantería de objetos
Karma: 2

Re: [Ciudad de Halloween] Heartless 101

Notapor Enix » Jue Ene 16, 2014 2:26 pm

Esa ha sido una buena explicación, Alec. —puntualizó la Maestra. Lo había sido, la verdad, y aunque yo no había conseguido igual que había explicado, supuse que era porque aún no tenía el suficiente entrenamiento. Kazuki, en cambio, levantó una ceja, sorprendido por la opinión de Rebecca.

En realidad, creo... que ha sido algo mediocre —¿en serio? No parecía tenerle mucho apego a Alec. Tampoco era de mi incumbencia, pero no sé, al menos habíamos conseguido resultados—. Sin ofender, Abel, pero considero que, eh... la explicación ha sido deficiente y demasiado subjetiva. Por eso me, esto, asombra que...

Alec —soltó Rebecca. Era cierto, el Maestro Kazuki había confundido su nombre otra vez. ¿Tan malo era con los nombres o era que no le agradaba Alec en absoluto?—. Su nombre... es Alec.

El Maestro, confuso, observó a Rebecca un rato, mientras esta parecía nerviosa por haberle interrumpido. Daba la impresión de ser una chica callada y tímida, sin mucha iniciativa. Después de eso, Kazuki volvió a dirigirse al Aprendiz, esta vez usando su nombre correcto:

Sí, Alec, eh... Lamento no haberte explicado el proceso como era debido y cuando era debido. Esto, eh... sé que te interesa aprender la teoría mágica. Así que, eh... sí, lo siento.

Tras esto, el Maestro puso su atención en mí.

Bien, eh... tú —¿en serio, en unos pocos minutos había olvidado mi nombre?—. Es Luz, esto... Es un elemento bastante poderoso, puesto que junto con la Oscuridad compone el alma del universo. Desgraciadamente, eh... es complicado de controlar, y por ello no tendrás un variado arsenal de hechizos y habilidades. Al contrario que, ehh... la de tus compañeros.

Es decir, que deberé aprender a controlarla mejor, debido a su potencia. —murmuré. Eso suponía un entrenamiento nuevo y diferente, para cambiar la rutina. Sonaba entretenido, para variar. Aunque tampoco es que me aburriera mucho allí

Eres una en cien. —oí como le decía Rebecca a la Aprendiza. ¿Sólo?

Bueno, cinco en cien —vaya, muy pocos de todas maneras—. No pienses que, eh... no los tengo visualizados. O al menos... su afinidad.

>>Me sorprende que, pese a las indicaciones de Ca... Alec, hayáis podido superar la prueba tan pronto. Enbuenahora, esto...

>>Y yendo hacia asuntos más, eh, importantes... ¿Alguno de vosotros ha oído hablar de Ciudad de Halloween?


El Maestro cada vez me parecía más despistado y maleducado, pero bueno, ¿qué le iba hacer? Asentí entonces a su pregunta, y me puse a pensar en el mundo que Kazuki había mencionado. Había leído sobre él, y tomado mis propias notas. Era bastante peculiar, dado que siempre se encontraban en la fiesta que hacía mención a su nombre. ¿Un encargo allí? ¿Qué habría pasado?
Imagen
Imagen
Avatar de Usuario
Enix
12. Neosombra
12. Neosombra
The Unknowns
 
Mensajes: 333
Registrado: Dom Ago 11, 2013 7:27 pm
Dinero: 78,021.04
Banco: 15,119.65
Ubicación: Zaragoza
Sexo: Moriré solo y virgen
Clan: The Unknowns
Estantería de objetos
Karma: 4

Re: [Ciudad de Halloween] Heartless 101

Notapor LightHelco » Sab Ene 18, 2014 11:50 pm

Los dos aprendices siguieron mis instrucciones paso a paso consiguiendo mostrar sus afinidades de forma satisfactoria. El chico llamado Enix quedó en vuelto en una capa de luz dejando claro cuál era su afinidad elemental, mientras que la de Myxa no la conseguía encajar del todo. Tenía en sus manos una nube de tormenta que me decía que era afín a Electro, pero dudaba de que esa afinidad se representase de forma tan extraña.

Esa ha sido una buena explicación, Alec —alabó la Maestra Rebecca, por lo que se lo agradecí con un simple gracias antes de ver la expresión de mi Maestro.

A Kazuki no le pareció que mi explicación fuera tan buena pese que había conseguido que los chicos mostraran sus afinidades.

En realidad, creo... que ha sido algo mediocre —declaró Kazuki girándose hacia mí —: Sin ofender, Abel —no era el tema de la explicación lo que me ofendía en aquel momento —, pero considero que, eh... la explicación ha sido deficiente y demasiado subjetiva. Por eso me, esto, asombra que...


Alec —corrigió la Rebecca antes de que yo lo hiciese—: Su nombre... es Alec.

Me alegraba ver que al menos la mujer recordaba mi nombre sin problemas, eso era ya mucho más que lo que recordaba Kazuki de mí, aunque no podía impedir ver los momentos de timidez de Rebecca como una escena de humor de una comedia.

Sí, Alec, eh... Lamento no haberte explicado el proceso como era debido y cuando era debido —se intentó excusar el hombre, pero vamos, si aquello fuera lo único que no me hubiese explicado no estaría devorando libros sobre el tema a todas horas —. Esto, eh... sé que te interesa aprender la teoría mágica. Así que, eh... sí, lo siento.

No se preocupe, Maestro, ya voy aprendiendo por mi cuenta, es algo mas rápido aunque no del todo perfecto como ve —le respondí quitándole importancia al asunto de la explicación, los chicos lo habían entendido y a mí me bastaba con eso.

Seguidamente los dos Maestros se dirigieron a hablar con los aprendices para explicarles cuáles eran sus afinidades. El chico resultó ser Luz tal y como había pensado, lo cual me hizo plantearme el si sería muy impulsivo a lanzarse contra cualquiera que dijera la palabra “oscuridad”. Mientras la nube de tormenta de Myxa resultó ser una representación de la afinidad a Espacio, bastante rara ya que solo sabía de Xefil.

Tras que hablasen con los chicos por separado, Kazuki se dirigió a los dos nuevamente:

Me sorprende que, pese a las indicaciones de Ca... Alec —se corrigió, pero yo ya había cogido uno de los papeles de la mesa y busqué algún lápiz en donde ir apuntando las veces que Kazuki había errado ya en mi nombre —, hayáis podido superar la prueba tan pronto. Enbuenahora, esto...

>>Y yendo hacia asuntos más, eh, importantes... ¿Alguno de vosotros ha oído hablar de Ciudad de Halloween?

Sabiendo que se había equivocado en tres ocasiones con mi nombre no me resultaba nada extraño que siquiera se acordase de que provenía de ese mundo. Riendome un poco por lo bajo debido a la pregunta, esperé a que alguno de los jóvenes contestara, pero estos se quedaron en silencio al no tener una respuesta, a si que decidí a dar yo la respuesta:

No sé si “ciudad” es el mejor método para describirla, realmente es un pueblo no muy grande—empecé para llamar la atención de los presentes —. Es un mundo habitado por todo tipo de monstruos de cuento, desde Hombres Lobo hasta Brujas.

>> Es mi mundo de origen, por lo que estoy bastante al día con el tema del comportamiento extraño de los Sincorazón —continué dando el dato de que provenía de ahí a los dos aprendices —. Prácticamente yo llegué a estar jugando con un Fantasma Farol antes de descubrir que eran peligrosos.
ImagenImagenImagenImagen



Logros:
Spoiler: Mostrar
ImagenImagenImagen


Awards:
Spoiler: Mostrar
ImagenImagen
ImagenImagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Avatar de Usuario
LightHelco
111. Roxas Organización
111. Roxas Organización
The Unknowns
 
Mensajes: 3303
Registrado: Jue Jun 07, 2012 10:42 am
Dinero: 320,406.83
Banco: 15,568.00
Ubicación: Un lugar con lapiz y goma
Sexo: Femenino
Clan: The Unknowns
Estantería de objetos
Karma: 16

Re: [Ciudad de Halloween] Heartless 101

Notapor Zee » Jue Ene 23, 2014 2:27 am

Kazuki parpadeó varias veces, extrañado, mientras observaba a Alec describiendo presuntuosamente las características generales de su mundo. Como queriendo llamar la atención de los presentes, el joven decidió señalar sólo unos puntos vitales, además de apuntar orgullosamente que él mismo era nativo de aquel mundo. Si bien era posible que Enix y Myxa contemplaran a su compañero con admiración, las expresiones de Kazuki y Rebecca eran inescrutables.

Sí, eh, Alec... pero me hubiera gustado saber si ellos tenían alguna opinión o conocimiento sobre tu mundo —confesó el Maestro, dando a entender así que realmente no se le había olvidado la proveniencia del chico, sino que sólo había querido impulsado al otro par de Aprendices a hablar.

Luego de aquellas palabras, el Maestro volvió al escritorio donde se encontraba Alec y recogió un folio del montón que había tenido "ordenado" sobre el mueble. Carraspeó, como si fuese a leerlo en voz alta, pero finalmente decidió mejor repasarlo mentalmente, moviendo sus ojos de un lado a otro sobre la hoja.

Bueno, eh... en fin —comenzó de nuevo finalmente, doblando sin mucho cuidado la hoja y metiéndosela en el interior de la capa—. La última vez que estuve allí —Kazuki tuvo especial cuidado de clavar su mirada en Alec— hice una... eh, una advertencia. La ciudad ha usado a los Sincorazón de manera temeraria y descuidada como entretenimiento. Eh, juguetes, adornos, espectáculos...

Y, como era de esperarse, hicieron caso omiso a la advertencia de Kazuki... —señaló Rebecca, en un tono de voz tan bajo que apenas y pudieron escucharla. Su compañero Maestro, sin embargo, lo hizo, y confirmó sus palabras con un movimiento de cabeza.

El comportamiento de los Sincorazón en este mundo siempre nos ha preocupado. Son pasivos, pero de vez en cuando han dado, esto, indicios de poder atacar en cualquier momento. Por eso mismo, eh, iremos nosotros cuatro a investigar. El mejor científico de la ciudad... o más bien, eh, el único, puede tener algunas respuestas en sus notas, también...

Si alguno de los Aprendices decidía preguntarle al Maestro exactamente qué iban a hacer en Ciudad de Halloween, éste respondería:

Bueno, mientras yo echo una sies... una ojeada a los Sincorazón, vosotros podéis invitaros al laboratorio. El Maestro Ronin hizo un acuerdo con el Dr. Finkelstein hace años, así que los Portadores tienen esto... tienen derecho a recibir 'clases particulares'. Simplemente habrá que decirle que necesitáis ayuda con los deberes y, eh... presto.

Vuestra identidad como portadores sigue siendo un secreto... —interrumpió Rebecca—. Por eso, el código que usamos es... "Estudiamos la naturaleza del hombre y del corazón bajo la tutela del Maestro Erudito Ronin el Sabio"... —menudo chiste, ese Maestro.

Bien, eh, Rebecca... si pudieses hacernos ese favor... —pediría entonces Kazuki, sujetando con fuerza su báculo y aproximándose a un rincón de la habitación. A manera de respuesta, la Maestra extendió su mano derecha hacia la esquina y de ella brotó una pequeña chispa. Ésta salió disparada hasta un punto en particular, donde se convirtió en un destello y después en una resplandeciente línea vertical. Como si un par de cortinas estuviesen siendo abiertas, de este trazo se formó la silueta de una puerta. Y donde antes había estado un muro, los Aprendices se toparían con un túnel resplandeciente con la luz de mil estrellas. Un Portal.

Mucha suerte, Kazuki... Myxa, Alec y Enix... —les deseó sonriente la Maestra Rebecca, mientras se quedaba atrás en el aula.

***

Imagen

Imagen


Bienvenidos a Ciudad Halloween... y bienvenido a casa, Alec.

Finalmente dejaron atrás la opresiva y enfermiza sensación que el Portal de Luz producía. Una sensación parecida a la claustrofobia, la cual trepó por la columna de Alec y Myxa como un escalofrío, y una vez llegó a sus cerebros los inundó de inconformidad, miedo y desesperación. Kazuki y Enix, sin embargo, caminaron por el pasillo como si nada hubiese ocurrido; en el caso del primero, signo de su fuerza y experiencia; y en el del segundo, seguramente un producto de su afinidad. Si Alec y Myxa tenían poco autocontrol, muy seguramente se sentirían tentados a devolver su almuerzo.

Los tres Aprendices y el Maestro aparecieron en una especie de plaza central; una que Alec, como nativo, reconocería como la Plaza de la Guillotina. Sobre ellos la bóveda era de un negro profundo, algo que seguramente agradecerían tras aquel resplandeciente viaje. La luna se ocultaba detrás de un grupo de gruesas nubes, por lo que no había mucha luz natural en aquella ciudad. Sólo se encontraba aquella que producían las farolas y las ventanas de los edificios, con un tinte particularmente anaranjado.

Se encontraban frente a una torre construida con ladrillos de roca tratada y coronada con una gigantesca esfera de metal que parecía ser un observatorio. No era coincidencia que terminaran allí precisamente, sabrían. Detrás de ellos, por otro lado, notarían la guillotina que le daba el nombre a la plaza y una fuente que echaba agua verdosa y burbujeante a través del hocico de una tétrica gárgola. Más atrás había una doble reja de metal, pero desde su posición no podían ver más allá; y los demás edificios de la plaza, los cuales se encontraban cerrados excepto uno: la alcaldía, que pudieron reconocer de inmediato por su arquitectura.

Iré al cementerio. No os olvidéis de tomar, eh, notas si el Doctor dice algo interesante —declaró Kazuki. Antes de que éste partiera, los Aprendices notarían que su aspecto había cambiado. Su piel había adoptado un tono entre grisáceo y purpúreo, sus ojeras se habían expandido tanto que parecían los ojos de un mapache, sus iris brillaban con un color rojo y un montón de telarañas cubrían su cabello, ahora color obsidiana. Si alguno de los Aprendices novatos tenía suficiente curiosidad, o si Alec cuestionaba cómo es que aquella era la primera vez que había visto aquel atuendo, el Maestro respondería—: Oh... Es... Producto de la magia del mundo. Algunos mundos son inteligentes y adaptan a los viajeros a, eh, su propia naturaleza. A veces pasa... a veces, eh... no. Supongo que me olvidé de tomar precauciones esta vez —señaló después, tirando de las telarañas que tenía en la cabeza mientras miraba específicamente a Alec. Una pequeña araña saltó de la mano de Kazuki y le cayó a Enix en el rostro.

Spoiler: Mostrar
Imagen
Cutre Kazuki con su cutre atuendo de Halloween


Después de eso, el Maestro partiría hacia la dirección contraria.

Alec ya sabía lo que iba a ocurrir: como Kazuki pudo o no haber explicado, la magia del propio mundo lo revertiría a su estado original, al de un brujo. A Enix y a Myxa, sin embargo, no podría saberse hasta que ellos mismos se contemplaran. ¿Habían cambiado especialmente para la ocasión, tal vez como zombies, vampiros o hechiceros... o, como había dicho Kazuki, "no"?

Spoiler: Mostrar
Próxima fecha límite: Lunes 27 de Enero
Imagen
—You're like that coffee machine: from bean to cup, you fuck up—

~Dondequiera que el arte de la medicina es amado,
también hay un amor a la humanidad~


Imagen

Los pocos Awards que alguna vez gané
Spoiler: Mostrar
Imagen
Imagen
Avatar de Usuario
Zee
Miembro del Hall de la Fama
Miembro del Hall de la Fama
Bohemia Lectura
 
Mensajes: 3278
Registrado: Mié Mar 04, 2009 1:37 am
Dinero: 213,276.64
Banco: 15,374.00
Ubicación: .mx
Sexo: Masculino
Clan: Bohemia Lectura
Facebook: Pregunta por MP
Estantería de objetos
Karma: 36

Siguiente

Volver a Segunda Saga

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 3 invitados

cron