[Islas del Destino] Un nuevo comienzo

Encuentro de Ragun y Light

¡Pásate por aquí para encontrarte con todo aquello relacionado con el rol y que no encontrarás en el resto de subforos! Libres, Eventos, Eventos Globales... ¡Pásate, rolea y échate unas risas!

Moderadores: Sombra, Denna, Suzume Mizuno, Astro

[Islas del Destino] Un nuevo comienzo

Notapor Light » Sab Jul 08, 2017 3:17 pm

Spoiler: Mostrar
CRONOLOGÍA

1º parte

[Evento global: El Principio del Fin] > Este encuentro

2º parte

Día de la caída de Islas del Destino (1015)


Spoiler: Mostrar


Light no era el mismo desde su última misión (habían pasado varios días desde entonces). Los sucesos en Ciudad de Paso le habían dejado tan mal que no había vuelto a entrenar o hacer misiones. Apenas hablaba con la gente y se pasaba las horas muertas en su habitación; ni siquiera salía para comer, su mascota o su abuela tenían que traerle el alimento.

Sus seres queridos le daban ánimos, pero no era suficiente para retomar su vida habitual. Cuando le hablaban, les dedicaba una sonrisa débil, como si intentara decirles que lo llevaba mejor… pero era mentira. Simplemente quería que no estuvieran encima de él todo el rato, prefería la soledad. Además, todavía estaba de duelo por la pérdida de su Maestro. No tuvo valor para ir a su funeral.

Tampoco podía materializar la Llave Espada. Quizás ya no merecía empuñarla… No, estaba seguro de que ya no era merecedor.

Estaba cansado y frustrado. Y se sentía vacío, no tenía ninguna motivación en la vida ya. ¿Convertirse en un Portador como sus padres? Hace años decidió dejar de seguir su ejemplo. ¿Convertirse en un buen Maestro? Después de los últimos sucesos estaba descartado, no merecía serlo.

Claramente ya no tenía ningún interés en seguir cooperando con la Orden… ¿Así que para qué seguir ahí, estorbando? Y necesitaba huir.

Un día decidió dar el temible paso. Temible porque era vergonzoso teniendo en cuenta que era un Maestro (aunque él ya no se consideraba como tal) y que la Orden no estaba pasando por sus mejores momentos. Pero también liberador: tenía que hacerlo, porque no era feliz allí.

Iba a irse de Tierra de Partida. Pero, antes de partir, quería contárselo a alguien para que informara a los demás por si se preocupaban. A alguien que le comprendiera, a alguien que también vivió los terribles sucesos de Ciudad de Paso.

Ragun,

Soy Light y te escribo esta nota para decirte que me voy de Tierra de Partida. No me busquéis, la decisión ya está tomada y nada me hará volver. Sé que mi decisión es egoísta y que el mundo no está en su mejor momento, pero no puedo seguir aquí. Si otros preguntan por mí, cuéntales lo ocurrido.

También me gustaría pedirte otro favor. No voy a poder entrenar a Dos, ¿podrías ser su Maestro? Si tienes algún inconveniente, házselo saber a Lyn o a Iwashi, ellas sabrán enseñarle con mano dura.

Lo siento.

PD: Dile a Dos que lo siento y que no tiene ninguna culpa de lo que ha pasado. Todo es cosa mía.


Ahora Tierra de Partida y Bastión Hueco se habían unido, por lo que Ragun tenía una habitación en su castillo. Pasó la nota por debajo de la puerta de la habitación del Maestro y después regresó a la suya propia. Tenía ya el equipaje preparado —una simple mochila— así que solo quedaba invocar el Portal de Luz y marcharse.

Así hizo. Estiró el brazo, pensó en un mundo pacífico donde pudiera iniciar una nueva vida y abrió el pasillo luminoso.

Se giró un momento para observar por última vez su habitación, con cierta tristeza, y después… se fue.
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen

Spoiler: Mostrar
Awards 2015

Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen


Imagen

Imagen
Imagen
Avatar de Usuario
Light
143. Maestro Xehanort
143. Maestro Xehanort
The Unknowns
 
Mensajes: 4277
Registrado: Mar Ago 24, 2010 7:20 pm
Dinero: 11.24
Banco: 472,600.08
Sexo: Masculino
Clan: The Unknowns
Estantería de objetos
Karma: 59

Re: [Islas del Destino] Un nuevo comienzo

Notapor Sombra » Sab Jul 08, 2017 4:05 pm

Spoiler: Mostrar


1013


Tierra de Partida era nuestro nuevo hogar. En los últimos días había vuelto a la que había sido mi habitación en el castillo cuando era aprendiz. Estaba muy vacía, tenía que llevar muchas cosas aunque ya había empezado a dormir en ella.

Habían pasado unos pocos días desde la destrucción de Ciudad de Paso, ver como un mundo caía era simplemente horrible... Y aquel era el destino que correrían todos los mundos si no deteníamos a Xihn. Desde lo sucedido, había evitado a Nanashi, Lyn y Ryota. Eran los que seguramente más habrían sufrido la muerte del antiguo líder de Tierra de Partida y tras haber informado de lo sucedido no me veía capaz de dirigirles la mirada. Estaba siendo infantil, lo sabía. Era un Maestro y debía actuar con decisión, pero todavía recordaba la mirada del Maestro Ryota, como sus ojos se clavaban como cuchillas, recordaba claramente a Nanashi diciendo aquellas palabras tan hirientes.

Eso, junto a lo doloroso de por sí que era perder a algún conocido me dejó en una situación incómoda los últimos días. Trabajaba duro con los demás portadores y ciudadanos de Ciudad de Paso para construírles un hogar para distraerme. De cuando en vez visitaba a Light. Desde lo sucedido a penas había salido de su cuarto y por lo que me había comentado su abuela a penas pegaba bocado incluso.

Los días se sucedieron, incluyendo el funeral del antiguo Maestro. Habían creado una réplica de su Llave Espada ya que no había sido posible recuperar la suya, tal vez algún día pudiésemos encontrarla para poder honrarle de verdad, pero por ahora debíamos conformarnos. Fue un funeral especialmente triste, pues Ronin era alguien muy querido por todos.

No pasó mucho más tiempo cuando una mañana vi un pequeño papel que alguien había metido bajo la puerta.

Ragun,

Soy Light y te escribo esta nota para decirte que me voy de Tierra de Partida. No me busquéis, la decisión ya está tomada y nada me hará volver. Sé que mi decisión es egoísta y que el mundo no está en su mejor momento, pero no puedo seguir aquí. Si otros preguntan por mí, cuéntales lo ocurrido.

También me gustaría pedirte otro favor. No voy a poder entrenar a Dos, ¿podrías ser su Maestro? Si tienes algún inconveniente, házselo saber a Lyn o a Iwashi, ellas sabrán enseñarle con mano dura.

Lo siento.

PD: Dile a Dos que lo siento y que no tiene ninguna culpa de lo que ha pasado. Todo es cosa mía.


Apreté la carta con fuerza y la lancé hacia el suelo violentamente mientras me abalanzaba sobre la puerta para dirigirme a la habitación del Maestro. La derribé de un placaje y miré alrededor esperando encontrarle allí y que todo hubiese sido una mera broma, esperando que me regañase por haberle roto la puerta... Pero la carta era real como la vida misma.

Light se había marchado.

Aquel día, recuerdo haber ido a hablar con el nuevo líder de la Orden; el Maestro Ryota sobre la marcha de Light. Me costó muchísimo que las palabras saliesen de mi boca, pues sentía que el Maestro podía guardarme resentimiento por aquello. Leí la carta palabra por palabra, temeroso, triste y muy enfadado. ¿Por qué se tenía que haber marchado? ¿Por qué no pudo venir a hablar conmigo? ¡Éramos amigos! No podía hacernos esto.

Busqué y busqué por todos los mundos que pude, pero no hubo manera. Light nunca apareció ese año, ni tampoco el siguiente. Decidí hacerme cargo de Dos a quien también le di personalmente la mala noticia y a quien prometí que algún día encontraría a su Maestro y lo traería de vuelta para que siguiese enseñando a la androide, pero mientras tanto... Yo me encargaría de ella.

Era lo único que podía hacer.
Imagen

Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
LOGROS

Spoiler: Mostrar
Avatar de Usuario
Sombra
149. Lingering Sentiment
149. Lingering Sentiment
Bohemia Lectura
 
Mensajes: 4628
Registrado: Mar Mar 31, 2009 9:01 pm
Dinero: 180,600.90
Banco: 15,572.00
Ubicación: Behind in the musgo
Sexo: Mucho, gracias por preguntar
Clan: Bohemia Lectura
Estantería de objetos
Karma: 23

Re: [Islas del Destino] Un nuevo comienzo

Notapor Light » Lun Jul 10, 2017 1:41 am

1015

Día de la caída


Spoiler: Mostrar


Ya había anochecido en Islas del Destino. Todos los niños habían vuelto a sus casas y los únicos que quedaban por las calles del pueblo eran los adultos que regresaban a su hogar tras una ardua jornada de trabajo. Y otros que, en lugar de volver al hogar, preferían ir al bar.

Light era uno de los segundos. Tras depositar en los almacenes la caza que había hecho, se dirigió hacia el único bar que había en aquel pueblo isleño y diminuto.

Quien diría que acabaría siendo un pescador, que sustituiría la Llave Espada por la caña. No le disgustaba en absoluto su trabajo e incluso se lo llegaba a pasar bien, pues salía a la mar con unos jóvenes con los que había hecho muy buenas migas. Y no se tenía que jugar la vida (a menos que hubiera un tiburón cerca).

Se podía decir que era feliz en aquel paraíso tropical. Aunque no por mucho tiempo.

Allí, en el bar, específicamente tras la barra, le esperaba una persona en particular. Una mujer rubia, cuya edad debía estar cerca de los treinta años. Le mostró una amplia sonrisa.

Spoiler: Mostrar
Imagen


Hoy has venido más tarde.

Se nos ha roto la balsa y nos hemos entretenido reparándola —explicó, y le dio un beso en los labios.

Se trataba de Amanda, la dueña del bar. Su novia, su mejor amiga. Había sido testigo de muchas de sus depresivas borracheras y era una estupenda consejera. Incluso sabía de su pasado como Portador; aunque Light tenía prohibido revelar el secreto de otros mundos, había hecho una excepción con ella y le había contado absolutamente todo. Le encantaba escuchar sobre otros mundos (aunque al principio le tomó por loco).

La mujer sacó un vaso, le puso dos hielos y le sirvió su ron favorito. No duró ni diez segundos: Light se lo bebió de un trago.

Buenísimo, como siempre. No hay nada como un trago después de un día duro de trabajo.

¿Verdad? —Un hombre de avanzada edad que también se encontraba en la barra le dio la razón.

No estaban solos en el bar, allí había más personas, aunque no muchas: una decena a lo sumo. Algunos se dedicaban simplemente a beber, mientras que otros echaban una partida de cartas. O ambas cosas. El ambiente definitivamente era mil veces más tranquilo que el de las tabernas de Port Royal, ya que por suerte allí no había una multitud de temerosos piratas, solo gente normal.

Normal como la vida que estaba llevando ahora. Y tranquila. Se acabó lo de salvar mundos, perder compañeros y derramar sangre. Se acabó el sufrimiento.

Spoiler: Mostrar
Edit tras el post de Sombra que va después de este para aclarar, por si hay dudas, que este post ya es del día de la caída
Última edición por Light el Mié Jul 12, 2017 11:29 pm, editado 1 vez en total
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen

Spoiler: Mostrar
Awards 2015

Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen


Imagen

Imagen
Imagen
Avatar de Usuario
Light
143. Maestro Xehanort
143. Maestro Xehanort
The Unknowns
 
Mensajes: 4277
Registrado: Mar Ago 24, 2010 7:20 pm
Dinero: 11.24
Banco: 472,600.08
Sexo: Masculino
Clan: The Unknowns
Estantería de objetos
Karma: 59

Re: [Islas del Destino] Un nuevo comienzo

Notapor Sombra » Mié Jul 12, 2017 11:17 pm

1015
Día antes de la caída de Islas del Destino


El relajante sonido del agua contra el muelle era lo que siempre me llevaba a aquel lugar para desconectar de la realidad. Era imposible hacerlo, pues por la noche el cielo estaba especialmente negro sin prácticamente ninguna estrella en el firmamento.

Todavía recordaba cuando había empezado mis andadas como aprendiz, cuando me juntaba con Ivan, Nadhia, Fyk, Saxor… Ahora, ninguno de ellos estaba junto a mí.

Cada noche me gustaba recordar aquellos buenos y lejanos tiempos. Muy atrás había quedado mi época como aprendiz, había hecho nuevos y valiosos amigos. Pero temía que pudiese perderles otra vez. No quería volver a quedar solo, era demasiado triste.

Los entrenamientos que hacía con Bitron eran agotadores y aquello sumado a los demás deberes que tenía como Maestro y las misiones… A penas sacaba tiempo para mi vida personal.

He traído algo para beber —escuché una voz a mis espaldas.

Una mujer alta como una modelo caminó grácil por el muelle de madera, era sigilosa como un gato por lo que si no fuera porque podía sentir los corazones de gente que hubiese cerca no habría llegado a notarla.

Spoiler: Mostrar
Imagen


Su espeso y largo cabello negro ondeaba con el viento.

Se sentó a mi lado y me tendió una lata de cerveza.

¿Y bien? ¿Mucho trabajo hoy? —me preguntó con una sonrisa afable.

Hoy no, estuve entrenando con Bitron casi todo el día en el castillo. Ha mejorado mucho, aunque me preocupa un poco que sea tan cabezahueca. Aunque he de admitir que tiene muchísimo potencial. ¿Y tú?

No demasiado. Ayudé a dar a luz a una mujer, su bebé estaba muy débil así que tuve que aplicar mis poderes y sacrificar un cordero para transferirle su fuerza vital.

Creo que eres la primera nigromante que conozco que utiliza su magia para sanar personas.

Oh, sí. Pero es muy bonito tener que ensuciarse la ropa con sangre, ¿tu sabes lo que cuesta que salga? —Me observó en silencio unos instantes—. Bueno, tú que vas a saber… Si siempre vas medio desnudo.

Oye, que llevo pantalones.

La mujer soltó una breve risa y dejamos que el silencio nos rodease mientras abríamos las bebidas y las bebíamos con calma mientras veíamos las oscuras siluetas de las puntiagudas colinas.

¡Qué fresquita! —soltó—. ¿Y bien? ¿Tienes alguna misión para mañana?

Sí, me toca hacer una ronda por algunos mundos para ver que todo sigue bien en ellos. Voy a ir a Islas del Destino.

Que suerte, seguro que hará buen clima y podrás darte un chapuzón… Y mientras, yo aquí ayudando en el hospital. Algún día me tienes que llevar contigo —guiñó un ojo de forma cómplice.

Claro, pero cuando sea seguro. No me gustaría ponerte en peligro —bajé la mirada y la clavé en el agua donde se podían ver algunos peces en el fondo del lago.

Me gustaría tanto que dejases de ser un Portador… Cada día siento que podría ser el último.

No puedo hacerlo, y menos siendo un Maestro. Alguien tiene que protegeros a todos. Tengo mucho miedo de Xihn, de Andrei, de Karel, de Verdín y… Ya sabes de quién más.

Tu antiguo amigo.

Sí… Pero ellos quieren borrarnos. Desean la destrucción de todo lo que conocemos y queremos y yo… No puedo permitirme perderte, si puedo seguir es gracias a ti.

Di un gran trago a la cerveza, colorado.

Había conocido a Lia pocos meses después de la caída de Ciudad de Paso. Ella, al igual que la mayoría que ahora habitaban el mundo era una de las refugiadas de aquel mundo. Fue mientras ayudaba a construir un edificio cuando la vi por primera vez, no fue amor a primera vista pero en cierto sentido conectamos mientras trabajabamos. Hablábamos mucho y en cierto sentido me ayudó a afrontar las derrotas que los Portadores sufriamos, se había convertido poco a poco en un hombro donde llorar, en un pilar que me apoyaba cuando más lo necesitaba… Y pasaron así los años hasta que finalmente ambos nos dimos cuenta de lo que sentíamos el uno por el otro. Llevábamos poco más de seis meses como pareja, aunque desde luego la quería de verdad. El problema era que nunca había tenido una relación de ese tipo antes, ella tenía más experiencia que yo en eso desde luego. A menudo sentía que no era suficientemente bueno para ella, no sabía como actuar con ella, ¿cuándo debía besarla? ¿Qué clase de conversaciones podía tener con ella? Nunca había pensado nada de eso, toda mi vida había sido pelear por la Orden. Mi vida se resumía en dos palabras: Llave Espada.

Fátima tenía a Malik, y en eso les envidiaba. Al ser ambos portadores se podían entender de una forma muy distinta. Lia tenía capacidad mágica y era hábil, pero no quería meterla en algo tan peligroso como era ser Portador. Ya había pasado por mucho cuando la mayor parte de sus seres queridos (incluyendo el que había sido su pareja) murieron junto a Ciudad de Paso.

Di otro trago a la cerveza terminando lo poco que quedaba.

Se está haciendo tarde... —dije con cierto pesar—. Debería marcharme al castillo, necesito estar con las pilas recargadas para mañana.

De acuerdo —asintió con la cabeza—. Yo volveré a casa con mi madre en nada. ¿Quieres venir éste fin de semana a cenar? Si estás libre, claro.

Por supuesto —sonreí. Deposité un beso en sus labios antes de materializar mi Llave Espada y transformarla en Glider—. Dulces sueños.

Lo mismo digo... Ten mucho cuidado.

1015
Día de la caída de Islas del Destino


Comprobé por tercera vez que mi hechizo para hacer que mis particularidades físicas desapareciesen funcionaba correctamente. Se me daba bastante mal el ilusionismo, de hecho lo único que era capaz de hacer era quitarme el color de piel azulado que tenía y cambiarles la forma a mis orejas, también era capaz de hacer que mi brazo izquierdo fuese normal y no una garra.

Llevaba todo mi equipo listo y unas ropas algo casuales pero lo suficientemente cómodas como para emplear en una batalla si era necesario, también llevaba un botiquín con pociones, éters… Todo lo necesario para sobrevivir a mi día a día.

Aquel día haría mi guardia solo. Bitron y Dos seguramente tendrían que hacer alguna otra tarea que Ryota les mandase, lo desconocía. Suspiré e hice un gesto para abrir un portal de oscuridad en mi habitación rumbo a Islas del Destino. Si mis cálculos con el Portal no fallaban, debería aparecer en un pequeño bosquecito de la Isla Principal, no demasiado lejos del pueblo.
Imagen

Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
LOGROS

Spoiler: Mostrar
Avatar de Usuario
Sombra
149. Lingering Sentiment
149. Lingering Sentiment
Bohemia Lectura
 
Mensajes: 4628
Registrado: Mar Mar 31, 2009 9:01 pm
Dinero: 180,600.90
Banco: 15,572.00
Ubicación: Behind in the musgo
Sexo: Mucho, gracias por preguntar
Clan: Bohemia Lectura
Estantería de objetos
Karma: 23

Re: [Islas del Destino] Un nuevo comienzo

Notapor Light » Vie Jul 14, 2017 9:57 pm

Spoiler: Mostrar


Las primeras horas de la noche transcurrieron con mucha normalidad. Nueva gente acudía al chiringuito de playa y otros lo abandonaban, pero Light y Amanda seguían ahí, charlando sobre lo que les había pasado aquel día. El antiguo Maestro apenas bebió, no quería emborracharse.

Dos ancianos cercanos a ellos también estaban hablando, y Light no pudo evitar prestar atención en cierta parte de su conversación:

¿Sabes? Últimamente noto que hay menos estrellas en el cielo.

¿De verdad?

Light ensombreció el rostro. Él también se había dado cuenta de ello y no era un buen dato precisamente. De momento no había sucedido nada grave en las Islas del Destino, ¿pero qué estaría pasando en otros mundos?

Solía acordarse de Tierra de Partida. Aunque había comenzado una nueva vida allí, en aquella isla, era incapaz de olvidar del todo su pasado. Ojalá la Orden ya hubiera detenido a Aaron y los mundos estuvieran a salvo.

Estás poniendo cara de “estoy pensando en Tierra de Partida” —señaló Amanda, masajeándose la barbilla. Era bastante avispada y no se le pasaba una—. ¿Verdad?

A este paso vas a quitarle el trabajo a Gaomon, parece que puedes leerme la mente. —Bromeó, esbozando una pequeña sonrisa, aunque todavía quedaba algo de tristeza en su rostro. Luego suspiró e hizo una pausa—. Tengo un mal presentimiento simplemente y…

¿Estás pensando en volver?

No. —Se apresuró a responder. La mera idea de regresar le horrorizaba, y además no quería separarse de Amanda. Aunque por otro lado… tenía que admitir que echaba de menos a gente de Tierra de Partida. Y estaba preocupado por los mundos—. Y de querer no sabría cómo hacerlo después de lo que les hice —expresó, mirando pensativo la barra. Después de todo se había marchado en pleno conflicto con Aaron—. Si mi antiguo Maestro viera lo que he hecho estaría avergonzado de mí, él no me hubiera perdonado por haber abandonado Tierra de Partida.

Te lo he dicho muchas veces. —Le sirvió otro ron con hielos—. No tienes que hacer lo que tu antiguo Maestro quería, deja de torturarte. Tienes que hacer lo que tú quieres, simplemente. Si vas a volver, hazlo porque realmente quieres.

Light asintió y cogió el vaso. En efecto, había perdido la cuenta de las veces que Amanda y su eidolon le habían dicho eso. Que tenía que hacer lo que le dictara su corazón.

En ese momento otra persona entró en el bar. Light no se percató de su presencia todavía.

Aquella persona podría reconocerle, a pesar de algunos cambios. El más notorio: Light había sustituido el kimono por una camiseta blanca y unas bermudas azules. Su pelo oscuro no había variado. Luego, su rostro presentaba una cicatriz en la zona de la barbilla, por la herida que le causó Palamecia durante la batalla de Ciudad de Paso. Y en cuanto a su piel, estaba algo más bronceada.

Spoiler: Mostrar
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen

Spoiler: Mostrar
Awards 2015

Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen


Imagen

Imagen
Imagen
Avatar de Usuario
Light
143. Maestro Xehanort
143. Maestro Xehanort
The Unknowns
 
Mensajes: 4277
Registrado: Mar Ago 24, 2010 7:20 pm
Dinero: 11.24
Banco: 472,600.08
Sexo: Masculino
Clan: The Unknowns
Estantería de objetos
Karma: 59


Volver a Otros temas

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: Google [Bot] y 0 invitados